Las expectativas sociales sobre la impartición de justicia constitucional han aumentado ante la trascendencia manifiesta de las decisiones emitidas por las Cortes y los Tribunales Supremos, consideró el ministro Alberto Pérez Dayán.

Durante la inauguración de la cátedra “Derechos Humanos: Suprema Corte de Justicia de la Nación”, planteó que “hoy en día las exigencias de la ciudadanía son ilimitadas, pero los recursos de que disponen los Estados para atenderlas son escasos”.

Ante ello el juez “tiene la misión de impartir justicia convencido de su razonamiento jurídico y de la contribución social de sus decisiones” ,expuso.

La Universidad española Pompeu Fabral llevó a cabo la Segunda Edición de la referida cátedra en su sede de Barcelona, en reconocimiento a la labor que realiza la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la protección de los derechos fundamentales en México.

En la ceremonia el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) destacó la creciente colaboración entre ambas instituciones, en beneficio del conocimiento sobre la jurisprudencia emitida por las Cortes Supremas y Tribunales Constitucionales de México y América Latina en su conjunto.

En esa ocasión la cátedra permitió difundir los avances registrados por la SCJN en la garantía judicial de los derechos económicos, sociales y culturales.

Pérez Dayán asistió al acto en representación del ministro Luis María Aguilar Morales, presidente de la SCJN y del Consejo de la Judicatura Federal.

En su intervención el ministro destacó que la creación de la cátedra se desprende del continuo acercamiento que ha sostenido la Corte con la Universidad, en el ánimo de contribuir al conocimiento sobre la jurisprudencia y a la reflexión sobre las decisiones judiciales emitidas por los jueces constitucionales.

Recordó que “en 2015 participamos en un importante encuentro organizado por la Universidad y tuvimos la oportunidad de compartir, reflexionar y comprender las razones de la decisiones judiciales emitidas por 17 Cortes Supremas de América Latina y por la Corte Interamericana de Derechos Humanos”.

Expuso que esos encuentros “permiten evaluar, de forma directa, distintas interpretaciones judiciales sobre los mismos derechos”.

Así, dijo, “debatimos, comprendemos y enriquecemos nuestro trabajo de cara a los futuros casos que serán puestos a consideración de las Cortes Constitucionales”. En ello, añadió, radica la importancia y el valor de promover el intercambio de ideas y de participar en foros judiciales.

En representación de la Universidad Pompeu Fabra, Alejandro Saiz Arnaiz coincidió en la relevancia de promover el acercamiento entre las instituciones judiciales y la academia.

Subrayó que “esta es la segunda edición de la cátedra y queremos mantener esta valiosa relación de colaboración entre la Universidad Pompeu Fabra y la Suprema Corte de Justicia de la Nación, como un medio para integrar a los estudiantes, fortalecer su formación.

Asimismo, para difundir la labor jurisdiccional desarrollada por una institución de gran prestigio en México y ejemplo a nivel internacional como es la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

A la ceremonia asistió el ex rector de la Universidad Pompeu Fabra, José Juan Moreso, quien ha sido promotor de la apertura hacia Latinoamérica de dicha institución de educación superior.