La celebración del 70 aniversario del establecimiento formal de relaciones diplomáticas entre México y Suiza brinda la oportunidad para ampliar, modernizar y perfeccionar los tratados y otros instrumentos de colaboración existentes entre ambos países.

Además permitirá crear otros acuerdos de colaboración en “los demás ámbitos en los que ambos países comparten intereses”, destaca un análisis del Centro de Estudios Internacionales Gilberto Bosques del Senado de México.

Las actividades con motivo de la celebración, que iniciaron en mayo de 2015 y han tenido como objetivo hacer un breve repaso sobre la relación bilateral de ambos países, culminarán en noviembre próximo con la visita a México del presidente del Consejo Federal de Suiza, Johann Scheneider-Ammann.

La visita de Scheneider-Ammann “generará una gran oportunidad para ampliar, modernizar y perfeccionar los tratados y otros instrumentos de colaboración existentes con México, y crear otros en los demás ámbitos en los que ambos países comparten intereses”.

En el ámbito económico, ambos países mantienen una estrecha cooperación en diversos rubros. En 2015 la balanza comercial fue de tres mil 435 millones de dólares, donde México tuvo un superávit de 81.3 millones de dólares.

En el primer semestre de 2016, el comercio bilateral se cifró en mil 394.9 millones de dólares, de los cuales 427.9 millones son exportaciones mexicanas, y 967.0 millones de dólares son importaciones provenientes del país helvético, con un déficit para México de 539.0 millones de dólares hasta ese momento.

Cabe destacar que de enero a abril de 2016, Suiza se ubicó como el primer socio comercial para México de los países de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC).

La Secretaría mexicana de Economía estima que desde 1999 al segundo trimestre de 2016, 897 corporaciones suizas presentan importantes flujos de Inversión Extranjera Directa en nuestro país.

De las empresas de origen suizo que se encuentra en México destacan Nestlé, Schindler, ABB (Servicios financieros), Rush, Novartis, Olsen, Zurich, UBS y Credit Suisse, entre otras.

De acuerdo con el embajador mexicano en Suiza, Jorge Castro-Valle Kuehne, “México es un país en plena transformación para enfrentar con determinación sus retos en materia de estado de derecho y aprovechar su enorme potencial como una de las economías emergentes más importantes del mundo”.

Los contactos bilaterales entre México y Suiza datan de 1827 cuando se estableció el primer consulado suizo en el país latinoamericano, luego en 1832 México abrió su primera representación consular en Basilea dependiente de la Legación en París.

Pocos años después, el consulado suizo fue transformado en consulado general en 1847, y el 22 de diciembre de 1945 ambos países establecieron formalmente relaciones diplomáticas. No fue sino hasta 1946 cuando se instauró la primera legación mexicana en Berna.

En forma paralela, en ese mismo año el consulado general suizo pasó a convertirse en legación, al tiempo que el primer embajador suizo asumió su misión en México. Años más tarde, en 1958 la legación mexicana fue elevada a rango de embajada.

Según la Secretaría mexicana de Relaciones Exteriores, “a lo largo de su historia, México y Suiza han desarrollado lazos de amistad, entendimiento y cooperación, basados en el respeto mutuo y la convergencia de posiciones en temas tanto bilaterales como multilaterales”.

Ambos países coinciden en distintos organismos internacionales como la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y la Organización Mundial del Comercio (OMC), entre otros.

Además, Suiza es miembro observador de la Alianza del Pacífico, plataforma de integración de la cual México es miembro fundador.

México y Suiza colaboran estrechamente en el fortalecimiento y la consecución de la agenda multilateral sobre diversos temas, concretamente en materia de paz y seguridad internacionales, desarme y no proliferación, derechos humanos.

Así como derecho internacional humanitario, fortalecimiento de las instituciones democráticas y del estado de derecho, combate a la delincuencia organizada, lucha contra el cambio climático y cooperación internacional en la agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

En el ámbito político, el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) ha sido tradicionalmente un marco idóneo para la realización de reuniones entre los jefes de Estado y altos funcionarios de ambos países.

El 22 de enero de este año, en el marco de la reunión del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, sostuvo una reunión con su colega de Suiza, Johann Schneider-Ammann.

En la ocasión, ambos mandatarios presenciaron la firma de la Declaración Conjunta sobre el Inicio de las Negociaciones para la Revisión del Tratado de Libre Comercio entre México y los Estados de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) que busca actualizar el tratado comercial a las nuevas condiciones de la economía global.

La relación de México con Suiza se sustenta en un marco jurídico sólido que se ha venido fortaleciendo en los últimos años.

Se han establecido diversos mecanismos institucionales de cooperación como el Mecanismo de Consultas Políticas sobre Temas de Interés Común, cuya agenda abarca tanto cuestiones bilaterales como regionales y globales.

El pasado 30 de septiembre se llevó a cabo la VIII Reunión de dicho mecanismo en Berna, donde el tema central fue la revisión del estado que guardan los preparativos logísticos y sustantivos de la visita de Estado que realizará a México el presidente de la Confederación Suiza en noviembre próximo.