La industria aérea del país ha crecido a tasas superiores al promedio internacional, con un alza en el número de pasajeros de más de 33 por ciento durante los últimos tres años, lo que significa que hay aerolíneas fuertes que invierten con confianza en México, afirmó la subsecretaria de Transporte, Yuriria Mascott Pérez.

Durante la presentación del Boeing 787-9 Dreamliner “Quetzalcóatl”, reiteró que el desarrollo turístico sostenido, comercial y de negocios en el país, aunado al impulso que la actual administración ha dado a la actividad aérea, ha permitido que México ocupe un sitio cada vez más relevante en la aviación internacional.

“Hoy en día las aerolíneas en México incrementan y modernizan sus flotas, por lo que este avión es el primero de hasta 100 nuevas aeronaves que reflejan el liderazgo y compromiso de Grupo Aeroméxico en nuestro creciente sector aeronáutico”, resaltó la funcionaria de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Mascott Pérez transmitió el reconocimiento del titular de la SCT, Gerardo Ruiz Esparza, a la aerolínea, por su fructífera trayectoria y por la nueva adquisición de la aeronave, muestra palpable del firme compromiso y la decidida voluntad de Aeroméxico de invertir en el país.

Reafirmó su certeza de que sólo trabajando juntos, gobierno y sociedad, continuará el avance de México en su posicionamiento como un punto estratégico para el traslado global de personas y de mercancías.

Destacó que la aerolínea, a lo largo de 82 años, nos ha unido como país y con el resto del mundo, de manera segura, eficiente, y con un elevado nivel de servicio.

La subsecretaria de Transporte señaló que con el arribo de este avión a México se materializa el gran trabajo y arduo esfuerzo, impulsado por inversionistas, trabajadores y colaboradores de esta empresa, que con la adquisición de esta aeronave, la más moderna del mundo, hacen patente el compromiso de la aviación con México, particularmente en el cuidado del medio ambiente y en eficientar el servicio aéreo.