Cerca de 70 personas podrían haber muerto y más de 575 resultaron heridas después de que un tren de pasajeros, con sobrecupo, se descarriló en el centro de Camerún, informó el Ministerio del Interior.

El gobierno de Camerún, en un comunicado leído en la televisión estatal, afirmó que al menos 14 personas quedaron atrapadas en los escombros del tren interurbano, que se accidentó cerca de la estación de Eséka, a 120 kilómetros al oeste de la capital.

El tren transportaba más pasajeros de lo habitual cuando se descarriló en Eséka la tarde del viernes, de acuerdo con el ministro de Transporte, Edgar Alain Mebe Ngo'o.

El funcionario señaló que el reporte de víctimas por el descarrilamiento del tren, que viajaba entre las dos principales ciudades de Camerún, es de 55 personas muertas y 575 heridas.

Mebe Ngo'o indicó a una radio local que las cifras del accidente, ocurrido cerca de la estación de trenes de Eséka -a unos 120 kilómetros de la capital- son provisionales. El ferrocarril viajaba entre Yaoundé y Douala.

Una investigación está en marcha para determinar la causa del descarrilamiento, señaló la oficina del presidente Paul Biya en un comunicado difundido en la red social Facebook.

Antes de su salida de Yaoundé, reveló un empleado del ferrocarril, se añadieron vagones adicionales al tren para dar cabida a pasajeros adicionales, aunque no estaba claro si esta situación tuvo un papel determinante en el accidente.

El colapso de una sección de la carretera principal entre la capital y Douala provocó que un mayor número de pasajeros emprendiera el viaje por ferrocarril.

Cuatro ministros del gobierno camerunés se han desplazado durante el día al lugar de la tragedia, y el presidente del país, Paul Biya, dio el pésame a los familiares de los fallecidos, a quienes prometió asistencia y apoyo.

El descarrilamiento ha afectado la comunicación por vía terrestre entre las dos principales ciudades del país, y las autoridades trabajan para ofrecer alternativas al transporte entre estos dos puntos.