El líder opositor venezolano Henrique Capriles llamó a una movilización nacional para el 26 de octubre, en rechazo a la suspensión del mecanismo para activar un referéndum contra el presidente Nicolás Maduro, acción que calificó como "golpe de Estado".

Capriles advirtió que con la decisión del Consejo Nacional Electoral (CNE), anunciada el jueves, se perpetró un "golpe de Estado" al derecho de los venezolanos a elegir y consideró que ello fracturó el hilo constitucional.

En rueda de prensa, como vocero de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), acusó que la decisión del CNE, acatando una orden de tribunales penales, profundiza la crisis de Venezuela.

En respuesta a la medida, Capriles anunció que el miércoles 26 habrá una "toma de Venezuela", una movilización nacional de la cual se reservó detalles, pero indicó que será una manifestación hasta el “último rincón del país”.

"Con la decisión del jueves se dio un golpe de Estado a todos los venezolanos. Se fraguó lo que veníamos alertando, lo que había que evitar, porque lo que hará es profundizar la crisis que vivimos los venezolanos. Habíamos alertado al Gobierno de que si le roban el referéndum al pueblo, a través del control institucional, nos obligará a actuar. Llegó la hora de defender la Constitución", señaló Capriles, principal impulsor del referéndum.

El dirigente recordó que la actitud hasta ahora de la oposición había sido defender el camino electoral y que eso mantenía la esperanza en el pueblo de una salida electoral a la crisis.

"Aquí hay gente que pasa hambre, estamos viviendo la peor crisis de Venezuela y frente a esto planteamos un camino que está en la Constitución, que es el referéndum revocatorio. No queremos un estallido social ni un golpe de Estado, pero ¿qué hacemos si nos roban nuestro derecho?", cuestionó.

Además, señaló que la paciencia de los venezolanos tiene un límite y que Maduro “es el que está en desobediencia" constitucional.

Explicó que el miércoles, que era el día que comenzaba la recolección de firmas del 20 por ciento para activar el referéndum, "nos vamos a movilizar en defensa de la Constitución".

Por su lado, el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, informó que el domingo 23 la cámara realizará una sesión especial en la que tratará temas que eran mantenidos con reserva por los diputados.

"No nos vamos a reservar ningún tema, debatiremos desde el abandono del cargo presidencial hasta la eventual doble nacionalidad de Maduro", advirtió en referencia a denuncias de que Maduro tiene la nacionalidad colombiana.

Aparte de la suspensión de la recolección de firmas, un tribunal penal de primera instancia de la localidad de Valencia prohibió la salida del país de Capriles, el secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, y otros cinco dirigentes opositores.

El CNE informó la noche del jueves que suspendía la recolección de firmas prevista para la próxima semana para activar un referéndum, al acatar las medidas judiciales que anularon las rúbricas con la que la oposición solicitó la consulta.

La decisión fue anunciada luego que tribunales penales de las regiones de Aragua, Bolívar y Carabobo decidieron anular el primer proceso de recolección, en respuesta a una denuncia del oficialismo sobre supuesto fraude con firmas recolectadas en abril para solicitar la consulta.

La decisión sugiere que las firmas supuestamente irregulares tendrían que ser repetidas. La oposición recolectó y validó entre abril y junio casi 400 mil firmas, cuando el 1.0 por ciento del padrón electoral exigido era de casi 200 mil.

Por su parte, el jefe de la comisión oficialista para la verificación de firmas, Jorge Rodríguez, celebró la decisión del CNE y aseguró que "comenzó a hacerse Justicia". El proceso debía ser paralizado "por ser consecuencia de un proceso manchado de fraude", aseguró.