Bajo una atmósfera de fiesta en la que piropos y aplausos sonaron con vigor, Gael García Bernal arribó esta noche a la inauguración del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), cuya 14 edición arrancó con la proyección de la película "Neruda", de Pablo Larraín.

A su paso por la alfombra roja, García Bernal expresó su satisfacción por estrenar este material en este encuentro cinematográfico, luego de su exhibición en Cannes y Zurich, y antes de tener su estreno comercial en México la tercera semana de enero de 2017.

"Rara vez digo esto porque no me atrevo a decir que me gusta mucho en lo que participo, pero esta película me encanta. Es una muy buena película que habla de la figura magnífica de este poeta chileno y trae a la luz la poesía que es tan necesaria en estos tiempos de tanta oscuridad", expuso el histrión.

Mencionó que trabajar en esta producción fue una experiencia increíble porque ya lo había hecho con algunos de los actores, por lo que se dijo “feliz del viaje, es una hermandad, una familia y quiero seguir haciendo películas con estas personas”.

Tras las palabras de bienvenida de autoridades del gobierno de Michoacán y de Morelia, así como las del festival, García Bernal compartió con el público algunos de sus recuerdos más entrañables de la infancia, así como dos poemas de Pablo Neruda, entre ellos "México, México".

Entre ovaciones, el actor y productor mexicano reflexionó sobre la situación política y social de México, así como de la fuerza que el arte y la cultura tienen para cambiar el rumbo.

La trama de "Neruda" se sitúa en 1948 cuando el senador Pablo Neruda acusa al gobierno de traición y es desaforado por el presidente Videla.

El policía Óscar Peluchonneau es el encargado de arrestar al poeta y mientras Neruda trata de huir del país con su esposa tienen que esconderse y durante este periodo el poeta se reinventó y convirtió en símbolo de libertad.