Estados Unidos expresó hoy su “profunda preocupación” por el anuncio del Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela de poner en suspenso el proceso de referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro.

“Estamos profundamente preocupados por la decisión del Consejo Electoral Nacional de Venezuela de frenar el proceso de referendo”, señaló el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby.

“Creemos que al hacerlo, el CNE evita que el pueblo de Venezuela ejerza ese importante derecho constitucional”, añadió.

El CNE anunció la noche del jueves que suspendía la recolección de firmas para activar un referéndum revocatorio contra Maduro, al acatar las medidas judiciales que anularon las firmas con la que la oposición solicitó la consulta en abril pasado.

La medida paraliza el proceso para recolectar el 20 por ciento del padrón electoral (casi cuatro millones de firmas), que es el último paso para activar la consulta con la que se busca revocar el mandato de Maduro.

Kirby hizo notar que el pueblo venezolano enfrenta retos humanitarios, políticos y económicos crecientemente severos.

“Lamentablemente creemos que la decisión es un indicativo de la polarización del Consejo y del grado en el que está siendo usado para bloquear la capacidad del pueblo venezolano para ejercer su derecho constitucional y determinar la dirección del país”, señaló.

El CNE explicó que tomó la decisión luego que tribunales penales de las regiones de Aragua, Bolívar y Carabobo decidieron anular el primer proceso de recolección, en respuesta a una denuncia del oficialismo sobre supuesto fraude con firmas.