La presidenta de la Comisión de Igualdad de Género, diputada Laura Plascencia, informó que se aprobó un exhorto a los Congresos estatales, para que armonicen sus legislaciones con la Ley para Sancionar, Prevenir y Erradicar los Delitos en Materia de Trata de Personas.

“La trata de personas es el peor delito no solo en México, sino en el mundo. Es algo que nadie quiere reconocer, pero que tiene un gran impacto negativo en la sociedad”, mencionó la legisladora del Partido Revolucionario Internacional (PRI).

Actualmente, precisó en entrevista, no todos los Congresos locales cuentan con una ley a nivel estatal, ya que al ser un delito del orden federal, no lo sancionan, pues en su Código Penal estatal no está contemplada esta agresión.

Es lo peor que se puede cometer contra una persona, privarla de la libertad y explotarla con fines sexuales o comerciales”, enfatizó Laura Nereida Plascencia Pacheco, quien abundó que ese delito no es penalizado en algunas entidades de la República.

La legisladora priista puntualizó que no existen campañas de prevención contra este fenómeno ni tampoco se incentiva la denuncia a nivel local o municipal, lo que hace parecer a este delito como “algo que la gente y los funcionarios no quieren ver, ni las autoridades aceptar su responsabilidad en su combate”.

Al ser un delito federal, la Procuraduría General de la República (PGR) “es la encargada de investigarlo y perseguirlo, pero a los estados les corresponde la prevención y denunciarlo”, subrayó.

México se ha convertido en un paraíso pedófilo a nivel internacional, “somos el país número uno, de acuerdo con la OCDE, en el abuso sexual de menores” de edad, advirtió.

“Todos sabemos que hay espacios de explotación sexual, pero no vemos ninguna actividad de prevención o de denuncia de parte de alguna autoridad”, agregó.

La legisladora del Partido Revolucionario Institucional (PRI) aclaró que este delito no debe ser invisible para las entidades de la República, incluso desde el orden municipal es una responsabilidad que deben atender.

An ese marco alertó que la trata de persona va de menores de edad hasta personas adultas mayores, quienes son privadas de su libertad, y que resulta ser uno de los delitos más lucrativos, junto a la venta de armas y drogas, que genera elevadas ganancias a niveles nacional y mundial.

“Aún falta mucho por hacer en el ámbito legislativo, como elevar las sanciones y la falta de atenuantes, así como un mayor actuar por parte de las autoridades”, concluyó.