La jefa de la misión de observación de la OEA en las elecciones de Estados Unidos, la expresidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, descartó hoy que haya indicios de fraude en los comicios, como afirma el candidato republicano Donald Trump.

“Al día de hoy y con respecto a la misión de la OEA (Organización de Estados Americanos) nosotros no hemos tenido ningún indicio que haga presumir de un fraude electoral en las elecciones de Estados Unidos”, declaró Chinchilla a Notimex.

En sus más recientes actos de campaña, Trump ha denunciado “fraude electoral a gran escala, antes y durante el día de elecciones”, programadas para el 8 de noviembre próximo.

Apenas la víspera, en un mitin en Delaware, Ohio, el candidato presidencial republicano aseguró que 1.8 millones de los ciudadanos empadronados están muertos, “algunos de los cuales votan a pesar de que es difícil, pero es fácil si hay fraude”.

Chinchilla dijo que la presencia, por primera vez, de una misión de la OEA en las elecciones de Estados Unidos no tiene nada que ver con las denuncias de Trump, pues la invitación se las hizo llegar desde junio pasado el embajador estadunidense ante el organismo.

Señaló además que la OEA lo que enfatiza ante los ciudadanos es “la importancia de movilizarse a ejercer el derecho al voto, ya que entre más ciudadanos participen más legitimidad tendrán los resultados de esas elecciones”.

Sólo 31 casos de fraude por sustitución de identidad entre mil millones de votos en el periodo de 2000-2004 fueron encontrados, según un reciente informe de la Universidad de Loyola.

La misión de la OEA es bien vista por analistas, pues las constantes denuncias de Trump de que hay una supuesta conspiración apoyada por los mayores medios informativos de Estados Unidos para robarle las elecciones, ha generado cierta zozobra en algunos sectores.

Una encuesta de Politico.com y MorningConsult encontró que el 41 por ciento de los probables votantes cree que los comicios le pueden ser “robados” al magnate inmobiliario.

Chinchilla señaló, por otro lado, que su presencia en las elecciones estadunidenses permitirá “invalidar las excusas que a veces algunas naciones latinoamericanas utilizan para evitar la observación de la OEA, aduciendo que los Estados Unidos tampoco los convocan”.

“A partir de ahora tenemos este ejemplo y confiamos en una buena experiencia, tanto para el gobierno de Estados Unidos, las actividades electorales, como para la OEA”, concluyó.

Chinchilla participó aquí en un conversatorio sobre el estado actual de la democracia y los derechos humanos en las Américas bajo el título de “¿Democracias bajo amenaza?”, en la Torre de la Libertad del Miami-Dade College, junto a otros seis expresidentes.