Cada una de las un millón 600 mil personas que hasta el momento han recibido su certificado de primaria y secundaria o que han aprendido a leer y escribir en el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), significan vidas que están cambiando su rumbo con educación.

Así lo destacó el director general de ese organismo, Mauricio López Velázquez, ante el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores, durante los trabajos de la Reunión Regional Sur-Sureste con Coordinadores de Zona.

Durante el encuentro en Acapulco refirió que en esa entidad se ha logrado rebasar la meta de conclusión de estudios de primaria, con 23 mil 600 guerrerenses que obtuvieron su certificado de ese nivel.

En este sentido, Astudillo Flores indicó en un comunicado que el Programa Especial de Certificación (PEC) y el Modelo Educación para la Vida y el Trabajo son programas nobles que ayudan y permiten colocar a las personas en otra situación social más favorable.

Agregó que son programas que ayudan y ayudarán a la sociedad en los estados y en todo el país, porque estamos empeñados en salir adelante.

En este encuentro participaron 100 coordinadores de zona provenientes de todos los municipios de Guerrero, Veracruz y Oaxaca, quienes en mesas analizaron los trabajos y programas de este 20016 con proyecciones en las metas y acciones para 2017.

Para ello se contó con la participación de los directores de los institutos estatales de estas entidades, así como los directores de área de oficinas centrales del instituto y enlaces de comunicación.

Entre los temas analizados en esta reunión se encuentran: el manejo y la difusión de acciones que se generan en cada estado, las alianzas estratégicas que permiten ampliar la red de apoyo en de los usuarios, plazas comunitarias y la formación de figuras educativas.

Ante todos ellos el titular del INEA compartió que las tres entidades presentes suman 30 por ciento de las cifras de alfabetización con casi 20 mil personas cada una.

Mauricio López Velázquez añadió que en Guerrero se está trabajando fuerte para bajar el índice de analfabetismo a menos de 11 por ciento.