Un grupo de 25 restaurantes de varios países de Hispanoamérica, incluido México, participan en el festival de comida Latinlicious, que se desarrolla en Toronto y su zona aledaña hasta finales de noviembre próximo.

La alcaldía de Toronto, la ciudad multicultural de Canadá, realiza cada año sus festivales culinarios de verano e invierno, Summerlicious y Winterlicious, con la participación de restaurantes de varias culturas.

A iniciativa de un grupo de hispanos se realiza por primera vez este festival de comida hispanoamericana en localidades del suroeste de la provincia de Ontario.

El festival Latinlicious comenzó el 30 de septiembre con la congregación en la plaza Mel Lastman Square de camiones de comida hispana con la asistencia del alcalde de Toronto, John Tory.

Durante este mes, los restaurantes participantes ofrecen un menú especial y los comensales reciben un boleto para participar en una rifa de un viaje a Cuba para dos personas.

Algunos de los restaurantes participantes son los mexicanos Rebozos, La mexicana, Los Colibris y El Caballito; los peruanos Culantro, Machu Picchu y Aldo's; los brasileños Río 40, Copa Cabana y Sabor de Brasil.

Así como los españoles Tapas at Embrujo y Patria; los venezolanos Mesa y El arepazo, el colombiano Colombia Mía, y Delish, que ofrece platillos españoles, mexicanos y centroamericanos.

“Latinlicious es parte de las celebraciones del Mes de la Herencia Hispana en Ontario, en octubre, y es una muestra del legado culinario de la comunidad hispana a la comunidad canadiense, resaltando nuestra herencia cultural a través de la gastronomía, la música y el arte”, dijo a Notimex el organizador Eduardo Harari.

El ingeniero en tecnología de origen guatemalteco agregó que al final del festival se rifará, gracias al apoyo de dos agencias de viajes, una estancia en Cuba para dos personas durante una semana.

Además, este festival busca promover a los restaurantes hispanos que se encuentran no sólo en Toronto sino en localidades aledañas como Hamiltom, Mississauga, Oshawa, St. Catharines, Niagara Falls, New Market y Marham.

Este festival produjo una revista promocional, que se distribuirá desde el 1 de noviembre, en la que se habla de la comida hispanoamericana y se promociona a los restaurantes participantes.

El organizador aclaró que el evento lo desarrolla la corporación sin fines de lucro Latinlicious, que “no cuenta con ningún apoyo oficial”, sino con el aporte de los restaurantes que se anuncian en los espacios publicitarios de la revista.

Harari destacó que el 50 por ciento de lo recaudado por dicha publicidad será donado a instituciones que tienen programas de salud, educación y música.

“Estamos asociados con el Hospital de Niños Enfermos para el fondo de salud (...) con las universidades de York y de Toronto para crear el fondo educativo”, precisó.

Originalmente este festival estaba pensado para concluir a fin de este mes, pero se extendió al 30 de noviembre debido a “la buena respuesta del público”.

Harari adelantó que hay interés para extender el festival el año próximo a todo Ontario, Quebec y Columbia Británica.

“Aquí se ha invertido más de lo que se ha ganando”, pero vale la pena hacer este esfuerzo para promover en Canadá la variedad gastronómica de los países hispanos y latinoamericanos, sostuvo el organizador del evento.