Francia comenzará el lunes próximo la evacuación de miles de migrantes del campo de refugiados del norteño puerto de Calais, anunciaron hoy las autoridades locales.

La operación que buscará desmantelar el campo, donde residen seis mil 486 migrantes (según balances oficiales) o unos ocho mil 150 (según cálculos de una ONG), iniciará a las 08:00 horas locales (06:00 GMT) del lunes, de acuerdo con la prefectura de Calais.

Previamente, el domingo, funcionarios de los servicios franceses de migración avisarán a los migrantes del proceso.

Inicialmente 60 camiones de pasajeros trasladarán a los migrantes a 454 centros de acogida dispersos por todo el territorio francés. Todos los menores de edad serán admitidos en un lugar de acogida.

Las autoridades prepararon el plan de evacuación del campamento, conocido comúnmente como “la jungla”, durante varios meses.

De acuerdo a las fuentes, la evacuación, la más importante de este tipo realizada en Francia, podría durar al menos una semana.

Fuentes del Ministerio francés del Interior (Gobernación) aseveraron que la operación será “totalmente humanitaria”.

La operación fue anunciada el pasado 26 de septiembre por el presidente francés, Francois Hollande, quien dijo que el campamento de migrantes ubicado en las inmediaciones del puerto norteño de Calais sería desmantelado “definitivamente” en una fecha próxima.

“Hay que desmantelar completamente, definitivamente, el campamento” de Calais, aseveró Hollande durante una visita a Calais, el principal puerto de conexión entre Francia y Reino Unido.

“Es una operación excepcional porque estamos en una situación excepcional (...) iremos hasta el final”, añadió el jefe de Estado.

Los migrantes proceden de países de Asia y África y viven en condiciones infrahumanas en el campamento improvisado de Calais.

“La situación (en Calais) no es aceptable. Nuestros objetivos son claros: hay que garantizar la seguridad de los habitantes de Calais, mantener el orden público y asegurar a los migrantes condiciones dignas”, afirmó el presidente socialista de Francia.

París y Londres firmaron en 2003 el Tratado de Touquet por el que Francia se comprometió a realizar controles fronterizos a las personas que salgan de su territorio, en su parte de costa del canal de la Mancha, hacia Reino Unido.

Desde entonces se multiplicó el número de migrantes que se quedaron varados en las inmediaciones de Calais, al impedírseles tomar los ferris, trenes o camiones que cruzan desde Calais rumbo a Reino Unido a través del Canal de la Mancha o del Euro-túnel.