A la fecha se ha levantado la clausura a 41 líneas de medición de contaminantes en ocho verificentros de Puebla y en cinco de Tlaxcala, informó el procurador Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Guillermo Haro Bélchez.

En gira de trabajo por esas entidades, supervisó el cumplimiento de las medidas impuestas para la correcta operación de los equipos de medición de contaminantes en cumplimiento de la Norma Emergente NOM.EM-167-SEMARNAT-2016.

Recordó que a partir del 1 de julio se facultó a la Profepa para inspeccionar hasta el último día de diciembre a los más de 300 verificentros que operan en la Megalópolis a fin de revisar el correcto funcionamiento de sus equipos.

El objetivo del Programa de Inspección a Centros y Unidades de verificación garantizar que el holograma que otorgan sea confiable y que los vehículos no contaminen más allá de los límites permisibles, como lo marca la norma.

“El propósito es que en todos los estados de la megalópolis sea posible confiar en la emisión de los hologramas y en que los vehículos que circulan estén dentro de los parámetros ambientales debidos”, refirió en un comunicado.

En Puebla se ha visitado la totalidad de los 17 verificentros para vehículos particulares y las 16 Unidades de Verificación de autotransporte público federal que operan en esa entidad, con lo que prácticamente se ha concluido la primera vuelta de revisiones.

“Aquí hemos encontrado siempre un apoyo coordinado del gobierno estatal y de los titulares de las concesiones; en diciembre estaremos dando buenas cuentas en favor del ambiente, con mediciones confiables y vehículos que cumplen”, señaló.

Haro Bélchez refirió que en esta entidad se han encontrado algunos problemas en la calibración de los equipos por lo que se han impuesto medidas temporales para que los verificentros los corrijan.

Hasta hoy en Puebla hemos podido levantar la clausura en 41 líneas de verificación en ocho verificentros, nos quedan todavía 17 líneas en un número similar de instalaciones, informó.

El funcionario federal también acordó apurar la revisión documental y de las medidas dictadas a las líneas clausuradas para que antes del 1 de noviembre se levante la bandera blanca en los primeros temas que se revisaron de los verificentros con líneas y equipos suspendidos.

“Con ello se podrá iniciar la segunda vuelta hasta completar finalmente la revisión de todos los equipos y de todos los sistemas que operan en los más de 300 verificentros de la Megalópolis”.

En Tlaxcala, el procurador federal encabezó la clausura parcial de una línea de medición en el Centro de Verificación e Inspección Monce del municipio de Yauhquemehcan, por no exhibir registros que acrediten la realización de la prueba de fugas, ni contar con la correcta calibración del equipo.

Asimismo, se realizó un recorrido por otro centro en el kilómetro 19.5 de la carretera Puebla-Tlaxcala, en el municipio de Zacatelco, donde se verificó el uso de dinamómetros marca Mustang, ya que esos equipos no emplean pesas en su calibración rutinaria.

Desde que entró en vigor la norma oficial, clausuraron ocho líneas de medición en igual número de verificentros de las cuales sólo permanecen tres de ellas fuera de operación.

En este estado operan 32 centros y cinco unidades de verificación de autotransporte público federal, los cuales han sido visitados al 100 por ciento y en los próximos días se iniciará la verificación de las medidas impuestas a las líneas aún pendientes de su cumplimiento.

Haro Bélchez reiteró el compromiso dela Profepa para inspeccionar hasta el último día del año la correcta operación en los sistemas y líneas de medición de contaminantes en todos los centros que operan en los estados de México, Puebla, Tlaxcala, Morelos, Hidalgo y la capital del país.