Militantes del Estado Islámico (EI) llevaron a cabo una serie de ataques contra varios edificios del gobierno en la ciudad iraquí de Kirkuk, mientras las fuerzas del ejército de Irak continúan su avance hacia Mosul.

Al menos 16 personas murieron y otras 12 resultaron heridas durante los múltiples ataques lanzados por milicianos del EI a un complejo policial y otros edificios de oficinas gubernamentales de Kirkuk.

Fuentes de seguridad iraquíes citadas por la cadena de televisión local Al Sumaria aseguraron que, además de los atentados, varios milicianos han intentado irrumpir en algunos de los edificios.

Entre los edificios atacados figuran centros de seguridad y varias comisarías, así como una central energética y un hotel. Los ataques han desencadenado enfrentamientos en la ciudad.

Un oficial de inteligencia kurda detalló que cuatro suicidas atacaron el cuartel principal de la policía en la ciudad alrededor de las 03:00 horas locales.

En uno de los ataques del viernes, al menos tres extremistas suicidas murieron cuando las fuerzas de seguridad frustraron un ataque contra un antiguo complejo de la policía en el centro de Kirkuk.

Por otra parte, al menos seis miembros de las fuerzas de seguridad murieron junto con dos civiles iraníes que formaban parte de un equipo que lleva a cabo el mantenimiento en una estación de energía fuera de Kirkuk, precisó una fuente del hospital.

El ataque contra la central eléctrica en construcción fue perpetrado por tres atacantes suicidas a las 06:00 horas locales (03:00 GMT) en Dibis, una ciudad situada a 40 kilómetros al noroeste de Kirkuk, según el alcalde de la localidad.

Tras la embestida, un toque de queda se ha impuesto en la norteña ciudad iraquí de Kirkuk, de acuerdo con fuentes de seguridad y medios de comunicación locales, citados por la cadena qatarí de noticias Al Yazera.

La ola de ataques se produce mientras el gobierno iraquí y las fuerzas kurdas dirigen sus fuerzas para expulsar al Estado Islámico de Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak y sería uno de los más importantes victorias contra el grupo yihadistas.

En este sentido, las fuerzas de Irak han anunciado este jueves que controlan la totalidad de la Qaraqosh, la ciudad cristiana más importante de Irak, tras expulsar de la misma al grupo yihadista.

"Las fuerzas de seguridad han sido capaces de hacerse con el control de la ciudad", indicó el jefe del consejo de Qayara, según informó la cadena de televisión iraquí Al Sumaria.

La ciudad, situada cerca de las ruinas de las antiguas ciudades asirias de Nimrud y Nínive, se encuentra al sureste de Mosul, objetivo de una ofensiva militar a gran escala contra los yihadistas.

Qaraqosh era una ciudad de mayoría cristiana con unos 50 mil residentes antes de la llegada de los yihadistas, que provocó un éxodo en masa hacia la capital de la región semiautónoma del Kurdistán iraquí, Erbil.