La Unión Europea (UE) expresó hoy una “enérgica condena” a los bombardeos cometidos por el régimen sirio y sus aliados rusos contra la ciudad de Alepo, y amenazó con nuevas sanciones en caso de que no sean detenidas las “atrocidades”.

“La UE estudia todas las opciones si prosiguen las actuales atrocidades”, afirmaron los líderes de los 28 tras una cumbre en Bruselas, sin mencionar expresamente la posibilidad de medidas restrictivas.

Según la canciller alemana Angela Merkel, la línea roja que desencadenaría sanciones europeas contra Rusia sería la continuidad de los bombardeos en Alepo con la misma intensidad actual.

No obstante el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, afirmó que la UE “no busca confrontación con Rusia”.

Para el presidente francés François Hollande “es sobre las autoridades sirias que se deberían aplicar las sanciones adecuadas”.

“El bombardeo de Alepo es una falta de respeto de los principios de la humanidad y no podemos aceptarlo”, aseveró Merkel.

Los responsables de esos actos, que las autoridades europeas denuncian como crímenes de guerra, deberán responder ante la justicia, sostuvieron los 28 en su declaración final.

La mancomunidad también volvió a pedir al presidente sirio Bashar Al Assad que tome medidas “urgentes” para permitir la entrada “sin restricciones” de convoys humanitarios a Alepo y otras localidades sitiadas.

“La prioridad es cómo entregar ayuda a la población afectada” por los bombardeos, afirmó Merkel.