La secretaria de Gobierno capitalina, Patricia Mercado, dijo que es necesario revisar y ajustar la norma que rige la operación de las empresas que distribuyen gas natural en la Ciudad de México.

Aunque aclaró que estas gaseras operan en forma legal, dijo que actualmente se les otorga un permiso general, sin la obligación de un permiso específico, revisión, ni reporte de los trabajos que hacen para instalar la red de distribución.

En referencia a la fuga de gas natural que la víspera afecto el suministro en varias colonias del sur de la ciudad, reconoció que las autoridades capitalinas y delegacionales desconocen la ubicación de la red de distribución que las empresas instalan, porque la norma no obliga solicitar ese permiso.

La funcionaria capitalina refirió que actualmente con el sólo permiso de los vecinos, estas empresas realizan las excavaciones, por ello, las autoridades no cuentan con la ubicación de las tomas y red de distribución.

Entrevista luego de la entrega de apoyos del programa Seguro de Desempleo a preliberados, señaló que debido a esta situación se carece de un mapa con la ubicación de los ductos, para guiar excavaciones, incluso de empresas como CFE y Telmex, y evitar situaciones como la ocurrida el miércoles que provocó la fuga del gas.

Por ello señaló que “tendríamos que sentarnos con estas empresas para ver cómo vamos a regular su entrada. Efectivamente tampoco está claro cómo tienen que conseguir su permiso, simplemente la contratación”.

No obstante, reiteró que en el caso de la empresa Gas Natural Fenosa “ellos tienen el permiso general, Gas Natural en la ciudad es una empresa legal, legítima y todo”.

En este contexto, la secretaria de Gobierno comentó que también se busca financiamiento del gobierno federal para elaborar un Atlas de Protección Civil de la Ciudad de México.

Por separado, la Secretaría de Protección civil capitalina informó que dio continuidad al operativo de revisión a pipas tanques y camiones de gas LP, en el que 132 pipas y 48 camiones repartidores fueron revisados.

Entre las principales anomalías detectadas en la revisión de los cilindros, hay faltas de sellos o con válvulas en mal estado y corroídos, lo cual se hará del conocimiento de la Secretaría de Energía, informó la dependencia en un comunicado.