Grupo Financiero Banorte estimó que el consumo interno mantendrá un dinamismo positivo durante los próximos meses con crecimiento de doble dígito, pero ajustó a la baja su estimado de crecimiento para 2016 debido al ajuste en el gasto del gobierno federal.

“La economía está bien, el crédito al consumo está bien y tiene muchas explicaciones, los incrementos a los salarios son 4.0 por ciento y la inflación ha crecido menos, ahí todos esos años se creado más capacidad de consumo”, dijo el director general del Grupo Financiero Banorte, Marcos Ramírez Miguel.

Además, dijo, la reforma laboral generó que haya más personas en el empleo formal, lo que les permite más acceso y capacidad de consumo, junto a la poca bancarización en el país y un crecimiento de la banca mayor al de la economía.

“Si juntas todo eso más la experiencia que tenemos como banco, que los motores ni se apagan ni se prenden de golpe, da la seguridad de que por los próximos seis meses el consumo va a crecer a doble dígito y va a crecer sano, con toda seguridad”, afirmó.

No obstante, la institución financiera ajustó a la baja su estimado de crecimiento para el presente año, de 2.3 a 2.0 por ciento, mientras que para el presente año lo bajó de 2.5 a 2.3 por ciento.

El economista en Jefe de Banorte, Gabriel Casillas, explicó que “el gasto público ha sido la variable que ha estado restando puntos al Producto Interno Bruto (PIB) este año, lo cual se ve como algo no muy bueno”.

Sin embargo, recordó que esto es parte del esfuerzo fiscal que lleva a cabo el gobierno federal para alcanzar las metas del año que entra de superávit primario, déficit balanceado excluyendo a Petróleos Mexicanos (Pemex ) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y que se detenga la trayectoria ascendente de la deuda respecto al PIB.

Respecto al incremento en las tasas de interés de referencia del Banco de México y su impacto en los productos financieros, Casillas comentó que sólo reaccionan los créditos con tasa variable, pero en los casos de tasas fijas como el hipotecario no se ven impactados.

Eso se debe a que los créditos vigentes ya tienen una tasa establecida, mientras que para los créditos nuevos “todos los bancos estamos enfrentando una feroz competencia y en ese sentido, no hemos visto traspaso en esa parte”.

En general, abundó, la banca tiene tasas históricamente bajas y para que haya un efecto en la economía, la tasa de referencia que hoy está en 4.75 por ciento, tendría que estar por arriba de 6.0 por ciento, para que empezara a tener un efecto en la economía, por lo que no se ve un impacto en el crédito; además, que la inflación se encuentra en niveles bajos.

Así, reiteró, “con competencia y con tasas hipotecarias que son fijas el traspaso no se ha dado y va a ser bastante lento y dos, que las tasas siendo tan bajas en los niveles en los que estamos aun con la subida de tasas, el impacto en la economía faltan más subidas para que empiece el impacto”.

Por otro lado, Marcos Ramírez reconoció que el banco tiene financiamientos en el estado de Veracruz, sin embargo, no le preocupa la situación que enfrenta la entidad, derivado de la orden de aprehensión contra el gobernador Javier Duarte, que hoy está prófugo.

“Nosotros no le prestamos a las personas, le prestamos a las entidades, estamos muy tranquilos” y se dijo a gusto con el nivel de financiamiento que tiene con los estados, incluido Veracruz.