Pacientes del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco, Consuelo Estrada Moreno y María Guadalupe Trelles Padilla lograron sobrevivir al cáncer de mama.

Ambas fueron detectadas a través de una mamografía y coinciden en no haber presentado síntomas previos de la enfermedad, por lo que resaltan la importancia de realizarse estudios para detectar a tiempo esta enfermedad.

Consuelo dijo que en febrero del 2010 decidió hacerse una mamografía por primera vez en su vida en el ámbito privado y ahí detectaron un quiste de forma oportuna, por lo que fue enviada al área de Oncología del Hospital de Ginecoobstetricia del IMSS en Jalisco.

“No tenía ningún síntoma, yo no me lo alcanzaba a tocar, ni el ginecólogo, era imperceptible, el mismo doctor me recomendó la mamografía por lo que decidí hacérmela. El quiste me fue extraído y tuvieron que extirparme un cuadrante, me quitaron 16 ganglios, con grado de cáncer con metástasis”, recordó.

Consuelo tomó la mala noticia y todo el proceso que vivió, como una experiencia más en su vida; después de dos meses de la operación tuvo que tomar en dos fases, 35 radiaciones.

“Yo tome una actitud positiva e hice todo con fe, de hecho mi vida continuo normal, no requerí incapacidad para las radiaciones, trabajaba la jornada laboral. Al terminar me trasladaba a la radiación y de ahí a la casa, un poco cansada pero al día siguiente como que nada había pasado”, expresó.

El enfrentar el cáncer de mama “es también una cuestión de actitud positiva para no caer en una depresión, no tengas vergüenza a que seas revisada por el ginecólogo y también tener confianza con los médicos del IMSS”, dijo.

En la actualidad cuida su alimentación que incluye primordialmente verduras verdes y crudas, después de cinco años y de acudir cada seis meses a realizarse una mamografía y posteriormente cada año, no ha habido otra sospecha de cáncer.

Por su parte, Guadalupe Trelles Padilla compartió que como cada año acudió al Hospital de Especialidades del IMSS a hacerse su mamografía, pero en 2011 se le encontró un cáncer de mama in situ, encapsulado en uno de sus senos, por este motivo se le programó para una cirugía trans-operatoria en Oncología.

“Me dijo el doctor Raúl Delgadillo de Rayos X que tenía ese tipo de cáncer que sólo se veía a través de la mamografía y me llevó él mismo a Oncología, me dijeron que en la operación dependiendo del tipo de lesión arrojaría el procedimiento a seguir y en mi caso a me extirparon un cuadrante del seno”, recordó.

Debido a que el tumor se encontraba muy localizado, se le realizó un procedimiento con un dispositivo conocido como arpón para anclar el sitio en donde se encontraba la lesión maligna.

Detalló que posteriormente se le hizo una segunda intervención quirúrgica por un tumor benigno que se le formó, no cancerígeno y después se le sometió a 33 radiaciones de manera preventiva.

“Es muy traumatizante porque la primera palabra que escuchas es cáncer, es un baldazo de agua fría. La verdad llegué oportunamente a recibir atención. Después se me presentaron piedras en la vesícula y tuve que quitármela por prevención a que se me alojara el cáncer, después tuve que quitarme mi matriz y mis ovarios”, apuntó.

Recalcó que el cáncer de mama que padeció derivó en muchas cosas, “pero a la fecha y gracias a Dios no tuve ningún tipo de metástasis hasta ahora, llevo dos años con tranquilidad de que no me ha salido nada”, afirmó.