Autoridades electorales de América Latina destacaron la urgencia de sumar a más instituciones y actores políticos para fortalecer la cultura cívica, a fin de apuntalar la vida democrática en la región.

El consejero presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova dijo que de poco servirán los avances que han permitido igualar el valor del sufragio en las urnas, si predomina un lenguaje antipolítico, antipluralista, así como una banalización y simplificación de la política.

Por ello, agregó, se requiere propiciar “un cambio cultural que edifique sobre el piso de los procedimientos una cultura cívica de participación en múltiples niveles, compromiso en el debate público y de exigencia de quienes buscan el voto y ejercen funciones de autoridad”.

Durante la inauguración de la XI Reunión Interamericana de Autoridades Electorales, se pronunció por generar sinergias entre instituciones del Estado y educativas, autoridades electorales, partidos, la sociedad y organismos multilaterales, para definir objetivos y proyectos que contribuyan a la cohesión social de la región.

En el encuentro, donde se reúnen representantes de 23 instituciones electorales de la zona, el magistrado Constancio Carrasco llamó a atajar las voces que critican la presunta falta de eficacia de los procesos democráticos y a reflexionar sobre las alternativas “para revitalizar las vías democráticas”.

Se deben encontrar mecanismos que doten a los procesos democráticos de libertad, autenticidad e información eficaz como incentivos reales para que el sufragio se vuelva una alternativa asequible de desarrollo y progreso, subrayó el presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

También el secretario para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA, Francisco Guerrero manifestó que la educación cívica y, sobre todo, la promoción de los valores éticos dentro de la política son una asignatura pendiente en Latinoamérica.

El funcionario de la Organización de los Estados Americanos (OEA) comentó que la apertura de espacios de participación representa un desafío para las autoridades electorales, pues se requiere de mayor institucionalidad y profesionalismo para adaptarse a las demandas de una ciudadanía cada vez más activa.

Sobre el tema, el titular de la Fepade, Santiago Nieto afirmó que entre algunos de los desafíos de la región está la democracia interna de los partidos, en temas relacionados con la rendición de cuentas y la participación de las minorías en la toma de decisiones.

En la falta de la democracia interna, el voto de los residentes en el exterior y la distritación es donde “las malas prácticas y los delitos” se han presentado de manera concurrente, añadió el titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).