Los astilleros mexicanos tienen la capacidad para encabezar la renovación de la flota pesquera de México que tiene más de 20 años de uso, así como la mercante, específicamente la del sector petrolero, dijo el presidente del Clúster Naval Sinaloense, Mario Uribe Fenollosa

En la cuarta edición del Encuentro de Negocios Marítimos (Enmar), señaló que en el caso de Mazatlán tienen las instalaciones y la iniciativa para iniciar proyectos ambiciosos.

Sin embargo, llamó a que autoridades pongan en marcha políticas públicas que impulsen la construcción de embarcaciones para la industria pesquera, comercial y turística.

Ejemplificó que tan sólo en los últimos 10 años, los astilleros mexicanos de todo el país han construido únicamente 16 buques para Petróleos Mexicanos (Pemex) y la restante flota ha sido generada por astilleros extranjeros.

Aseveró que la industria naval mexicana tiene la capacidad de renovar la flota pesquera, especialmente la camaronera que tiene más de 20 años que no ha sido actualizada.

En este sentido, Gabriel Delgado Saldívar, presidente del Grupo Promotor de la Industria Naval y Auxiliar, afirmó que las políticas de Estado deberían de estipular la prioridad de compra-venta de embarcaciones construidas en el territorio nacional.

Para lograr esto, mencionó, el Clúster Naval Sinaloense, integrado en 2014 y que aglutina a la mayor cantidad de astilleros en México, ha trabajado para incentivar la renovación de la flota pesquera y para que en un periodo de dos años la construcción de embarcaciones mercantes y turísticas, como yates, pueda realizarse en el estado.

Sin embargo, durante la conferencia, se mencionó que el año pasado fue aprobada en la Cámara de Diputados la Ley de Fortalecimiento a la Marina Mercante y a la Industria Naval Mexicana que, entre otros aspectos, busca incentivar la participación de la industria naval privada desde el Estado.

Al respecto, el almirante retirado, quien también fuera subsecretario de la Marina, Raúl Santos Galván, destacó que dicha ley busca reactivar a este sector, debido a que se cuenta con la materia prima y humana para producir embarcaciones de calidad.

“Además, es muy importante por la generación de empleos, así como también por la importante derrama económica regional que se genera en donde se encuentran los astilleros, beneficiando desde a los que hacen los uniformes para los obreros, hasta los que hacen soldaduras”, detalló.