El volcán de Colima ha arrojado alrededor de 12 millones de metros cúbicos de lava en las últimas semanas, por lo que se mantiene la alerta de apoyo a la población, señaló la Unidad Estatal de Protección Civil.

El director operativo del organismo, Ricardo Ursúa Moctezuma, dijo que ese material ha avanzado aproximadamente dos kilómetros sobre la falda del coloso.

Añadió que, debido a ello y hasta nuevo aviso, se mantiene la zona de exclusión a ocho kilómetros a la redonda del cráter, y a 12 kilómetros en la Barranca de Monte Grande, municipio de Cuauhtémoc.

“La actividad del volcán de Colima o de Fuego se ha mantenido estable con una ligera tendencia a la baja y aunque no ha aumentado, tampoco ha disminuido desde el pasado 26 de septiembre, por lo que sigue expulsando material incandescente”, destacó.

Ursúa Moctezuma refirió que eso ha provocado la caída de ceniza en cantidades mínimas en los municipios situados al norte del estado, y aun cuando ese residuo volcánico en polvo se ha percibido más en Comala y Cuauhtémoc, también se ha hecho notar en Colima y Villa de Álvarez.

“Esto se debe a que ha habido variaciones en la dirección del viento, y las ráfagas a veces soplan hacia el sur o el suroeste, por lo que persiste la probabilidad de que siga cayendo ceniza en esta zona de la entidad”, señaló.

En ese sentido, dijo que si bien la caída de ceniza no representa peligro para la población, “sí es necesario tomar precauciones, como tapar contenedores de agua y alimentos que estén a la intemperie, así como cubrir ojos, nariz y boca con un trapo, en caso de presentar alguna molestia”.

Para concluir, mencionó que se está recomendando a la población mantenerse atenta a la información que emita Protección Civil, así como elaborar un plan familiar y no hacer caso de rumores.

“Pues se cuenta con los instrumentos necesarios que permiten identificar con anticipación la ocurrencia de un evento de mayor magnitud”, puntualizó.