Ante la cancelación de conciertos masivos en México, los consumidores tienen derecho a la devolución de su dinero e incluso a una bonificación, la cual no debe ser inferior a 20 por ciento del costo del boleto.

De acuerdo la edición 476 de la revista de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), al adquirir su entrada a las presentaciones, los comparadores están protegidos.

Algunos de los escenarios en los que pueden hacer valer los derechos de los espectadores son: cuando la venta de los boletos haya sido anticipada y el espectáculo se suspenda o se lleve a cabo en otra fecha, hora o lugar.

Por lo que los prestadores de servicios tienen la obligación de reintegrar el costo del boleto o si el cliente lo prefiere, ofrecer un acceso en igualdad de condiciones.

En caso de que el evento se suspenda por causas de fuerza mayor o como medida de seguridad, los organizadores deben notificarlo a las autoridades correspondientes tan pronto como sea de su conocimiento.

Además, deberán comunicarlo al público por los mismos medios que utilizaron para su difusión e indicar el domicilio y los horarios a los que se podrán acudir para obtener la devolución de su dinero.

La Ley Federal de Protección al Consumidor también establece que en el caso de que la suspensión se origine por causas imputables al proveedor, los consumidores tienen derecho a la devolución de la cantidad pagada y a recibir una bonificación, la cual no podrá ser inferior a 20 por ciento del precio pagado.

En cualquiera de los casos anteriores, los consumidores pueden exigir su bonificación al presentar la reclamación correspondiente ante la Profeco, o bien ante la autoridad judicial competente.