Ante la llegada masiva de migrantes haitianos a la ciudad de Tijuana para solicitar ingreso a Estados Unidos, el Colegio de la Frontera Norte (Colef) recaba sus historias orales por medio de estudiantes y académicos.

Mediante su proyecto “Archivo Oral con Testimonios de los Migrantes”, el Colef realiza entrevistas de los ciudadanos caribeños para conocer su estatus migratorio y saber a fondo los motivos de su viaje. Así registraron la historia de Rubén.

Rubén, originario de Haití, tiene 27 años de edad, es soltero y busca llegar a Estados Unidos. Su padre e hija viven en su país. Él tiene un primo en Nueva Jersey que lo está esperando y es por ello que decidió viajar a la frontera entre México-Estados Unidos.

En entrevista en portugués, realizada por Rosa María Garbey Burey, Rubén le relató que terminó el equivalente a los estudios de preparatoria, aunque señaló que perdió la oportunidad de estudiar la Universidad en Brasil; hizo el examen y no fue aceptado.

Rubén quería estudiar Salud Colectiva. “Intenté en Foz de Iguaçu, la cual es una ciudad ubicada en el estado de Paraná, al sur de Brasil, donde se encuentran las Cataratas de Iguazú, pero no resulté seleccionado”, agregó.

Garbey Burey, egresada de la maestría en Estudios de Población del Colegio de la Frontera Norte, redactó el relato de la historia de Rubén, de cómo fue su travesía al salir de su país.

“Estuve en República Dominicana cinco meses, sólo aprendiendo español”, dijo Rubén ante Garbey Burey, quien fue auxiliada en la traducción al español por Fernando David Márquez Duarte, estudiante de la maestría en Desarrollo Regional.

En portugués, Rubén expuso que “Después continué mi viaje hacia Brasil, pasando por Panamá, Ecuador y Perú, como miles de haitianos que emigran a Brasil de manera legal e ilegal en busca de mejores oportunidades de vida”.

Indicó que luego de tres años salió de Brasil para llegar a Tijuana. En este trayecto, Rubén recorrió Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala para llegar finalmente a México, travesía que le llevó entre dos y tres meses, recordó.

Al preguntarle sobre la parte más difícil de su viaje, declaró que “la etapa más difícil fue en Colombia para pasar a Panamá, pues estaba asustado y preocupado, pasé tres días caminando para llegar a Panamá”.

“Yo tenía en mi mente el llegar, sólo en eso pensaba. Afortunadamente, no tuve ninguna agresión en mi viaje”, relató Rubén en esta historia redactada por Ricardo Franco Zamora, de Atención a Medios e Información.

Rubén expuso que la razón por la que hizo el viaje fue para cumplir su sueño, el cual es estudiar para tener una mejor vida, él dice que en Haití es muy difícil poder lograr esto.

“Necesito dinero para poder estudiar la universidad, tener una carrera y así poder ayudar a mi familia en Haití”, afirmó.

Respecto al dinero con el que hizo el viaje, Rubén explicó que en Brasil trabajó en la cocina de un restaurante.

“El dinero que ahorré en Brasil lo usé para este viaje, estuve tres años trabajando”. Además, declaró haber estado en un curso para pulir carros donde pasó 11 meses realizando esta actividad.

Al preguntarle acerca de cuánto dinero le ha costado la travesía, respondió “No tengo idea de cuánto gasté, fue mucho dinero, más o menos como cuatro mil dólares”.

El entrevistado refirió que escogió llegar a Tijuana y no a otra frontera del norte de México porque “no sabía que había otra frontera, sólo sabía de Tijuana.”

Expresó que las condiciones en las que se encuentra en Tijuana están bien, y si no lo aceptan en Estados Unidos, su plan es regresar a Haití o a Brasil, e incluso quedarse en Tijuana, ya que no descarta la idea.

Rubén aún no sabe qué es lo que solicitará al gobierno estadunidense, aún no decide si va a pedir refugio o asilo. Dijo que tiene algunos días para solicitarlo.