La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reportaron hoy un deterioro de los indicadores laborales en la región en medio de la contracción económica.

En un reporte conjunto, indicaron que el desempleo urbano aumentó en el primer semestre de este año y podría ubicarse en 8.6 por ciento en el promedio del año, con una marcada heterogeneidad entre países y subregiones.

El informe, titulado “Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe”, reveló que los mercados laborales de la región “continuaron sufriendo los efectos de la contracción económica regional” en los primeros seis meses de este año.

Detalló que, “según las proyecciones más recientes, el Producto Interno Bruto (PIB) regional se contraerá en 0.9 por ciento durante 2016. Durante el primer semestre esta contracción incidió en una caída de 0.6 puntos porcentuales de la tasa de ocupación urbana”.

Este retroceso, “y un incremento en la tasa de participación, causó un alza del desempleo de 1.6 puntos porcentuales (en el primer semestre de este año), en comparación con igual lapso del año pasado”, indicó.

El estudio no prevé una mejora significativa de la situación laboral en el segundo semestre de 2016 ya que “la contracción del PIB regional y su impacto en la demanda laboral incidiría en que se mantenga la caída interanual de la tasa de ocupación”.

“Por otro lado, la expansión de empleos informales, sobre todo como trabajo por cuenta propia, atenuaría este impacto en términos cuantitativos, pero reflejaría un deterioro en la calidad del empleo”, agregó.