Un 0presunto partidario del Estado Islámico (EI) hirió hoy con un cuchillo a tres policías de tránsito en el distrito indonesio de Tangerang, en las afueras de esta capital, al ser sorprendido pegando propaganda del grupo extremista radical.

El portavoz de la Policía de Yakarta, Awi Setiyon, informó que el agresor, de 22 años de edad, desempleado e identificado sólo por sus iniciales S.A., agredió a los agentes al ser sorprendido mientras colocaba una calcomanía con el logotipo del EI en una caseta policial de Tangerang.

"De repente, el sospechoso atacó brutalmente a nuestros agentes utilizando un puñal y lanzó dos bastones parecidos a artefactos explosivos", destacó Setiyono, según un reporte de la edición electrónica del diario The Jakarta Post.

El vocero destacó que otros elementos de la Policía dispararon al atacante tres veces en el muslo para someterlo y después lo llevaron al hospital de Kramat Jati en Yakarta Oriental, donde se reportó estable.

"Sospechamos que el autor es un simpatizante del EI", dijo y agregó que el agresor llevaba consigo dos bombas de tubo, junto con los instrumentos afilados utilizados para apuñalar a los oficiales, los cuales están siendo examinados, además de un turbantes y propaganda del grupo.

Dos de los policías heridos, identificados como Efendi y Bambang Haryadi, sufrieron heridas de arma blanca en el abdomen, mientras que el tercero, Bergantín Sukardi, sufrió lesiones en la espalda y el brazo derecho.

El ataque es el segundo de este tipo que se registra este año en Indonesia por supuestos seguidores del EI, luego del tiroteo ocurrido en enero pasado en el centro de Yakarta, que causó la muerte de al menos cuatro personas y los cuatro atacantes.

Otro activista se inmoló en julio pasado frente a una comisaría de Policía de la ciudad de Solo, causando heridas a un agente, mientras que en agosto, la Policía detuvo a un grupo que planeaba atentar contra un complejo hotelero de Singapur con cohetes lanzados desde la isla de Batam.

Las autoridades indonesias estiman que unos 500 indonesios han viajado a Siria e Irak para unirse a las filas del grupo Estado Islámico, de los cuales al menos un centenar ha regresado al país asiático con la intención de perpetrar ataques.

El Estado Islámico (EI) surgió en 2003 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato, encabezado por líder al Abu Bakr al Baghdadi.

El grupo yihadista es reconocido por los crímenes atroces que comete en nombre del Islam, como decapitaciones, lapidaciones, quemando vivas a sus víctimas o lanzándolas desde azoteas de edificios, aunque también ha perpetrado innumerables atentados suicidas.