Los medios más importantes del mundo reflejaban hoy asombro por la renuencia del candidato presidencial republicano Donald Trump a comprometerse a reconocer los resultados electorales del próximo 8 de noviembre.

Desde El Mundo en España hasta el South China Morning Post en Hong Kong destacan en sus titulares la negativa del aspirante republicano, expresada en el tercer y último debate con la demócrata Hillary Clinton.

“Lo que estoy diciendo es que lo diré en su momento. Los voy a mantener en suspenso”, dijo Trump, ante la insistencia del moderador del debate Chris Wallace, quien le preguntó si aceptaría la tradición de que el perdedor reconozca al triunfador.

Clinton, en el debate mismo aún, calificó de “horrenda” la posición de Trump, y recordó que siempre que pierde, el millonario se ha quejado de que el desenlace está “amañado”, se trate de una elección hasta un premio Emmy.

El último debate entre los aspirantes a la Casa Blanca desplazó este jueves de las portadas electrónicas a otros temas de actualidad, como la ofensiva contra el Estado Islámico (EI) en la ciudad iraquí de Mosul.

Para el británico The Times la posición de Trump es un signo de interrogación "sin precedente" en la pacífica sucesión del poder en Estados Unidos.

The Independet también de Reino Unido consideró el momento en que Trump declinó expresar su compromiso con el resultado electoral, como el más controvertido del encuentro celebrado en Las Vegas.

En Hong Kong el South China Morning Post considera ese mismo momento como "aturdidor", y destaca también el adjetivo de "desagradable" que lanzó a su rival.

En Tailandia, el Bangkok Post señala que se trata de un reto a una de las piedras angulares de la democracia estadunidense, al mismo tiempo que una onda de choque a todo el espectro político.

Por su parte, The Sydney Morning Herald hace el recuento de que por casi tres cuartas partes del debate, Donald Trump dijo que la elección era deshonesta y que a Clinton no debería habersele permitido participar.

A su vez la Australia Broadcasting Corporation (ABC) indicó que con su negativa a comprometerse a aceptar el resultado electoral, Trump dejó abierta la posibilidad de cuestionarlo.

Por su parte la cadena árabe Al Yazera señala que los pasados procesos electorales en Estados Unidos no han dejado evidencia alguna de fraude electoral.

Y da voz al reverendo Jesse Jackson, para quien esa falta de voluntad para expresar la aceptación de los resultados del 8 de noviembre es el más importante de los temas abordados en el debate de la noche del miércoles.

Esa renuencia "podría sabotear todo el proceso" electoral, añadió a la cadena árabe de noticias.

En Israel, la versión electrónica del Haaretz Daily estima que Trump pudo tener un mejor comportamiento que en los anteriores dos debates, pero él mismo lo hizo estallar al negarse al compromiso de aceptar los resultados electorales.

Trump probó una vez más que él no sigue las reglas. Quizá entusiasmó a sus más fervienets seguidores, pero se alejó de los votantes aún sin compromiso, añadió el rotativo israelí.