Japón protestó hoy ante Corea del Norte después de que militares estadunidenses reportaran un fallido lanzamiento de un misil balístico norcoreano de alcance intermedio, comunicó el secretario general del gabinete japonés, Yoshihide Suga.

Suga señaló que Corea del Norte probó un misil balístico de alcance intermedio, tipo Musudan, que explotó poco después del despegue, cerca de la ciudad noroccidental de Kusong, cuatro días después de otro lanzamiento fallido.

El vocero indicó que el gobierno había enviado una protesta firme a Corea del Norte a través de la embajada japonesa en Beijing, reportó el canal japonés de noticias NHK.

Añadió que los repetidos lanzamientos de misiles de Corea del Norte son provocaciones graves que atentan contra la seguridad global y regional, y nunca deben ser tolerados.

Suga lamentó que que Corea del Norte esté decidido a seguir desarrollando su tecnología nuclear y de misiles.

Japón, Estados Unidos y Corea del Sur seguirán pidiendo a Pyongyang para que se abstengan de realizar actos de provocación y acatar las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, precisó.

El ejército surcoreano confirmó que Corea del Norte llevó a cabo este jueves lo que parece ser un nuevo ensayo fallido de un poderoso misil de mediano alcance, capaz de alcanzar las bases estadunidenses hasta en la isla de Guam, en el Pacífico Norte.

El Musudan es un misil de fabricación norcoreana presentado por primera vez en octubre de 2010 en un desfile militar.

Su alcance oscila entre los dos mil 500 y los cuatro mil kilómetros. Este alcance le permitiría alcanzar objetivos en Corea del Sur o en Japón, así como en la isla de Guam.

El incidente se produce un día después de que en Washington, los titulares de Exteriores y Defensa de Estados Unidos y Corea del Sur resolvieron elevar el nivel de disuasión contra la amenaza nuclear de Corea del Norte.

En la reunión participaron el secretario de Estado, John Kerry, y el secretario de Defensa, Ash Carter, por parte de Estados Unidos, y el ministro de Relaciones Exteriores, Yun Byung-se y el ministro de Defensa, Han Min-koo, en representación de Corea del Sur.