El candidato republicano a la presidencia estadunidense, Donald Trump, rechazó hoy comprometerse a aceptar su eventual derrota, si en las elecciones del 8 de noviembre ganara su rival demócrata Hillary Clinton.

Durante el tercer y último debate con su contrincante demócrata, realizado en la Universidad de Nevada en Las Vegas, el aspirante republicano sostuvo que determinará si acepta el resultado en su momento.

“Lo que estoy diciendo es que lo diré en su momento. Los voy a mantener en suspenso”, dijo Trump, ante la insistencia del moderador Chris Wallace, quien preguntó al republicano si aceptaría la tradición de que el perdedor reconozca al triunfador.

Clinton calificó de “horrenda” la posición de Trump de cuestionar la integridad del proceso electoral, y recordó que siempre que pierde, el millonario se ha quejado de que el desenlace está “amañado”, se trate de una elección hasta un premio Emmy.

Trump ha afirmado en diversos actos de campaña que el proceso electoral está corrompido, y que los medios de comunicación favorecen a la candidata demócrata.

Trump insistió en que lo que ha visto en el proceso es deshonesto y corrompido, y recalcó que “creo que los votantes lo están viendo”.

Sostuvo que la elección ha sido manipulada desde el principio, porque, según dijo, Clinton habría cometido delitos y nunca debió haber sido autorizada a competir por la presidencia.

"Eso es horrible", respondió Clinton, al destacar que con su negativa a asumir una definición, su contrincante atentaba contra una de las columnas que sostienen la democracia en Estados Unidos.