El Senado de la República se alista para reiniciar el debate sobre las reformas que otorguen garantías a las fuerzas armadas en labores de apoyo que realizan en materia de seguridad pública y combate a la delincuencia, ello ante la ausencia de capacitación de las policías estatales y municipales.

El presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, Pablo Escudero Morales, se refirió a los comentarios del secretario de la Defensa Nacional, Salvador Cienfuegos en este tema y anunció que reiniciará este proceso legislativo.

“Me parece que deberá abrirse ya en las comisiones correspondientes una mesa para revisar cuál es el marco jurídico que tienen hoy las fuerzas armadas, si se puede transitar a un marco jurídico que les den las garantías que se requieren para hacer las labores que se piden. Sin duda se abre el debate y se abre el estudio del tema”, dijo en entrevista.

A su vez, Fernando Torres Graciano, presidente de la Comisión de Defensa Nacional del Senado, se pronunció por dar mayores facultades a las Fuerzas Armadas en las tareas de seguridad pública que realizan en el país.

Aseguró que el Ejército y la Marina sí tienen certidumbre jurídica y lo importante es que desde esas instituciones emane una propuesta para transformar el modelo de trabajo, que rige actualmente a los soldados y marinos en el combate al crimen organizado.

“Respecto a la certidumbre jurídica creo que la tienen. Pensar si hay que darles mayores facultades, si hay que transformar el modelo de trabajo de las Fuerzas Armadas y si esa es la conclusión pues habría que hacerlo”, indicó.

El legislador destacó que entre las facultades que deben tener las Fuerzas Armadas, es la de asumir el mando sobre cuerpos policíacos civiles.

“Pues darle también esas facultades de mando sobre cuerpos civiles o estatales, llegan las tropas con un mando, exclusivamente, del Ejército. Pero, también sin conocer y sin poder asumir y tener toda la información que tiene la policía municipal o estatal”, indicó.

El senador del Partido Acción Nacional (PAN) dijo que la propuesta para modificar el modelo de trabajo, no debe diseñarse desde el Ejecutivo o desde el Legislativo, para evitar su politización.

Consideró que debe organizarse un foro en el que participe la academia, especialistas y los propios militares, para que el modelo se transforme desde una óptica objetivo y realista.