Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Computación de la BUAP desarrollan un proyecto, que analiza los patrones del iris del ojo humano, que identificaría padecimientos de ese órgano; así como para tareas de biometría.

Iván Olmos Pineda, investigador de Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) explicó que ese proyecto consiste en almacenar una gran cantidad de imágenes del ojo de varias personas, para registrar y procesar características como forma, contorno y ciertas lesiones o padecimientos.

Lo anterior servirá como una base de datos útil a especialistas en el diagnóstico de padecimientos del ojo.

“Buscamos que mediante un análisis por computadora sea posible identificar ciertos patrones relacionados con las distintas enfermedades oculares, como cataratas, miopía, astigmatismo o algún microdesgarre”, explicó.

Señaló que los oftalmólogos tendrían una herramienta para diagnosticar con mayor precisión, al observar de manera detallada las características de los ojos, y luego compararlas con fotografías de la base de datos.

El también doctor en Ciencias de la Computación por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica, señaló que después de capturar las imágenes, éstas se almacenan en el sistema con información general como edad, sexo y tipo de padecimiento.

“En el ojo se presentan ciertas texturas que la computadora es capaz de identificar cuando un paciente sea analizado, de modo que con la ayuda de la base de datos, los médicos contarán con información del tipo de padecimiento, y determinar el tratamiento correspondiente”, refirió.

Por su parte, José Arturo Olvera López, doctor en Reconocimiento de Patrones por el INAOE e investigador de la de Ciencias de la Computación dijo que en el aspecto de la biometría, el sistema puede funcionar como un método de reconocimiento de personas muy efectivo.

“Las texturas del iris son únicas en cada persona, por lo que al momento de ser escaneado por las cámaras, el mismo sistema indicaría la identidad del sujeto”, acotó.

Esto representaría un gran apoyo para mejorar los controles de seguridad, al momento de validar el acceso de una persona a un sistema o instalación”, expresó.

José Arturo Olvera señaló que el sistema registraría los patrones y controlar así el acceso de los empleados a una empresa, y evitar que algún desconocido, ya que al momento de escanear su ojo, no aparecería en el registro.

Ejemplificó que también sería de gran ayuda para identificar personas extraviadas, así como en cuestiones bancarias y económicas que requieran de un estricto manejo de la información y seguridad de los usuarios.

Los investigadores destacaron que este proceso es más efectivo que utilizar una contraseña o una tarjeta de identificación, que pueden ser extraviadas u olvidadas; incluso mejor que las huellas dactilares.

Olmos Pineda destacó que para el funcionamiento del sistema no se requiere de inversiones altas, ya que trabaja perfectamente con dos cámaras digitales sencillas, lo que facilita las posibilidades de ser adquirido por los sistemas de salud y seguridad pública.