Es hora de trabajar en el acceso al agua potable, destaca diputado

El diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Fernando Rubio Quiroz, subrayó la importancia de buscar alternativas para contrarrestar los problemas de salud y desabasto de agua...

El diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Juan Fernando Rubio Quiroz, subrayó la importancia de buscar alternativas para contrarrestar los problemas de salud y desabasto de agua, con la intención de evitar una mayor crisis del recurso hídrico no renovable.

Al participar en la Novena Audiencia Pública del Tribunal Latinoamericano del Agua, que se celebró en esta capital, acotó que en México hay un grave problema de sequías, disponibilidad, y saneamiento del líquido vital.

El también secretario de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados resaltó que es necesario impulsar los cambios y trabajar de manera coordinada, tanto autoridades como sociedad civil y el Congreso de la Unión, para favorecer el acceso al agua potable en todo el país.

Subrayó que México necesita un cambio de estrategia en favor del líquido vital y la sustentabilidad, por lo que el tema ambiental está entre los ejes prioritarios de su bancada.

Rubio Quiroz puso como ejemplo que existen políticas públicas orientadas a fomentar el uso de agrotóxicos, pero pueden ser remplazados por técnicas amigables con el medio ambiente.

A su vez, el presidente del Tribunal Latinoamericano del Agua, Javier Bogantes Díaz, aseguró que el agua contaminada y el desabasto son también causa de las llamadas enfermedades hídricas, como la hepatitis o tifoidea.

Cada año, indicó, los países destinan millones de dólares para atender este tipo de afección por su falta de preocupación, lo cual podría evitarse al dar acceso al agua potable.

Aseguró que la seguridad hídrica está perdiéndose en diversos países de América Latina porque la población depende en gran medida del agua embotellada. “En algunas ciudades de México, por ejemplo, los ciudadanos no confían en el líquido proveniente de la tubería porque piensan que está en riesgo su salud”.

Bogantes Díaz refirió que el agua debe verse como un derecho humano o bien social y no como un bien mercantil, como ocurren hoy en día. “Esto impide proteger algo que es fundamental: el acceso al agua para toda la población”.