La Procuraduría capitalina dice que tiene más ordenes de arresto por el caso Bar Heaven

  • Su titular dijo que no concluirán hasta detener al último de los responsables.
  • Hasta le momento han sido presentadas 23 personas ante las autoridades.
  • Los cuerpos de las víctimas ya pueden entregarse a sus familiares.

El titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), Rodolfo Ríos Garza, reveló que cuenta con más órdenes de aprehensión en el caso del Bar Heaven, de donde desaparecieron 13 jóvenes en Mayo de 2013, al asegurar que el caso no concluirá hasta detener al último de los responsables.

En conferencia de prensa, señaló que la dependencia a su cargo continúa con la averiguación previa, el expediente sigue abierto y se cuentan con más ordenes de aprehensión, aunque no dio el número de ellas, para evitar entorpecer los peritajes.

No se precisó el número de presuntos responsables libres Hasta el momento han sido presentadas 23 personas ante las autoridades e irán por todas aquellas que hayan participado en los hechos, aseguró.

El procurador capitalino dio a conocer que los cuerpos ya se pueden entregar y buscarán a familiares para ver el mecanismo a seguir, luego de que los peritajes efectuados por expertos argentinos confirmaron que los cadáveres hallados en una fosa clandestina en el Estado de México pertenecen a los 13 jóvenes secuestrados en ese establecimiento.

La Procuraduría General de la República (PGR) descubrió en agosto pasado los cuerpos de los jóvenes en una fosa clandestina en el municipio de Tlalmanalco, Estado de México.

Peritos se reunirán con familiares de las víctimas para explicarles el proceso de identificación y la metodología empleada para llegar a esa conclusión, por lo que la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF), en coordinación con expertos extranjeros, formaron un grupo multidisciplinario.

El secuestro de los jóvenes ocurrió en mayo de 2013 y tres meses después sus cuerpos fueron hallados en una fosa clandestina, las autoridades argumentaron una venganza como la razón de los asesinatos, por los que hasta el momento 21 personas han sido consignadas ante un juez penal.