Angélica Rivera pidió al papa Francisco la bendición para todos los mexicanos

  • El papa encomendó a la representante oficial de México en la ceremonia de canonización que le diera de su parte un saludo a la Virgen de Guadalupe.
  • Hubo 17 delegaciones de América Latina entre las 93 representaciones oficiales.
  • La primera dama acudió acompañada de sus hijas Sofía y Fernanda.
La primera dama mexicana, Angélica Rivera, saluda al papa Francisco, durante la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II.
La primera dama mexicana, Angélica Rivera, saluda al papa Francisco, durante la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II.
Facebook / Angélica Rivera

El Papa Francisco saludó este domingo durante la ceremonia de canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II a la primera dama de México,Angélica Rivera, quien estuvo acompañada por sus hijas Sofía y Fernanda, como representantes del presidente Enrique Peña Nieto.

Aproveché para hacerle saber que en México lo recibimos con los brazos abiertos

"En el Vaticano, con gran emoción, y acompañada de mis hijas, pude saludar a Su Santidad, el Papa Francisco", escribió Rivera en su cuenta oficial de Facebook. 

La primera dama señaló que le ofreció a su santidad "un caluroso saludo a nombre del Presidente" y le pidió "la bendición para todos los mexicanos".

Por su parte, el papa encomendó a la representante oficial de México que le diera de su parte un saludo a la Virgen de Guadalupe. "Aproveché para hacerle saber que en México lo recibimos con los brazos abiertos. Fue una extraordinaria experiencia", indicó Rivera en la red social.

El Papa Francisco saludó además a los representantes de las demás 92 delegaciones oficiales que asistieron a la ceremonia tras quitarse los ornamentos y quedarse con la sotana blanca.

“Mi reconocimiento va ahora a las delegaciones oficiales de tantos países, venidas a rendir homenaje a dos pontífices que han contribuido a la causa del desarrollo de los pueblos y de la paz”, dijo.

El papa abrió los saludos oficiales con los reyes de España, Juan Carlos y Sofía, para después estrechar la mano del presidente de la República Italiana, Giorgio Napolitano, y de los representantes de Polonia, encabezados por el presidente Bronislaw Komorowski y el ex mandatario (amigo de Juan Pablo II), Lech Walesa.

Entre las 17 delegaciones procedentes de América Latina se contaron los presidentes de Paraguay, Horacio Cartes Jara; de Honduras, Juan Orlando Hernández Alvarado; de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; y de Ecuador, Rafael Correa Delgado.