Para que el PRI en el Distrito Federal logre reposicionarse, sea confiable y vuelva a atraer al electorado, es necesario expulsar lo que ha generado una mala imagen, como es el caso de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, dirigente del tricolor en el DF con licencia, dijo a El Universal Armando Barajas Ruiz, consejero político nacional del PRI.

No se puede enlodar al partido Barajas presentó la solicitud de expulsión del partido en contra de Gutiérrez, luego de que se diera a conocer una presunta red de prostitución manejada desde la dirigencia del partido tricolor en la capital.

"No se puede enlodar al partido", dijo,  y consideró que con su salida el partido podrá renacer.

Barajas Ruiz dijo que es momento de tomar decisiones importantes para que en el corto y mediano plazo, el PRI en el DF sea visto nuevamente como un partido confiable y el electorado vuelva a verlo como opción.

"Esto afecta en forma grave la imagen del partido a nivel nacional, son acusaciones que se le hacen a un dirigente y sus actos indebidos se contraponen con los documentos básicos de nuestro partido", comentó el consejero del tricolor.

Señaló que el tricolor debe demostrar que desde adentro se limpian las cosas y se avanza en el proyecto de transformación tricolor.

"Las actitudes de Cuauhtémoc Gutiérrez, han llevado a un detrimento en la imagen del partido. La credibilidad bajó, por ello es necesario que se tomen decisiones importantes, para que en el corto y mediano plazo sea visto nuevamente como un partido confiable y sobre todo que gane el electorado que requiere", dijo.