Casi 50.000 menores han sido víctimas de abusos en Colombia por el conflicto armado

  • En el marco del conflicto armado colombiano, 48.915 menores de 18 años han sido víctimas de violencia sexual.
  • Los paramilitares, miembros de las fuerzas de seguridad y combatientes de la guerrilla "violan y someten a niños para silenciarlos.
Mural contra la violencia sexual en Colombia.
Mural contra la violencia sexual en Colombia.

Un informe reciente, avalado por Oxfam, asegura que entre los años 2008 y 2012, al menos 48.915 menores fueron víctimas de la violencia sexual en el marco del conflicto armado que vive el país.

"Si bien la cifra es escandalosa, es un dato por lo mínimo, ya que no pudimos ni estimar el número de menores que no pudo hacer patente su agresión en los registros públicos", explica a 20minutos Diana Arango, la coordinadora de la campaña "Saquen mi cuerpo de la guerra".

Los paramilitares, miembros de las fuerzas de seguridad y combatientes de la guerrilla "violan y someten a abusos sexuales a niñas y niños para silenciarlas y castigarlas y, a menudo, son tratadas como trofeos de guerra", tal y como denuncia también la ONG Amnistía Internacional.

Uno de los tipos de violencia sexual que más nos llamó la atención fue la trata de niñas con fines de explotación sexual  Colombia está inmersa en una crisis de derechos humanos permanente. El conflicto que azota al país desde hace más de 45 años enfrenta a las fuerzas de seguridad y a los paramilitares contra los grupos guerrilleros, en un ciclo interminable de violencia que ha producido un número ingente de víctimas, civiles en su mayoría. "En los últimos 20 años han muerto más de 70.000 personas y más de tres millones se han convertido en desplazados internos", según Amnistía.

Diana Arango explica que su informe busca retratar cuántos niños y niñas y adolescentes son víctimas de la violencia sexual en el marco del conflicto. En cuatro años identificaron 41.315 abusos a niñas y 7.602 a niños. "Uno de los tipos de violencia sexual que más nos llamó la atención fue la trata de niñas con fines de explotación sexual alrededor de las industrias de las grandes plantaciones de palma o donde se extrae petróleo", explica Arango, "así como el llamado 'enamoramiento', que es el uso de la seducción por parte de paramilitares o fuerzas armadas para reclutarlos o usarlos de correos o informantes".

Las autoras del informe lamentan que este tipo de violencia sexual no se considere juridicamente como tal. "Los funcionarios públicos desestiman el enamoramiento no lo ven como problemático aunque afecte a niñas de 14 ó 15 años y sea ilegal. La violencia se ha ido normalizando", lamenta Arango.

Sensibilización y denuncia

Los departamentos del país más castigados por la violencia sexual son Antiloquia, Valle del Cauca, Nariño, Santander o la propia ciudad de Bogotá. Los agresores son siempre "armados" y las comunidades rurales son las que presentan mayores riesgos para los menores.

La campaña "Saquen mi cuerpo de la guerra" promueve cambios estructurales para favorecer las denuncias, tales como mejorar los trámites burocráticos de atención y registro de víctimas o la humanización de la atención por parte de los funcionarios. A nivel estatal propone "estrategias locales de sensibilización respecto a todas las formas de violencia sexuales" para concienciar a la población.