Un hotel en Acapulco deberá pagar 30 millones de pesos por la electrocución de un turista

  • Un joven falleció electrocutado en un lago artificial del hotel, como resultado de un corto circuito por una bomba de agua en mal estado.
  • La familia de la víctima inició un juicio por daño moral.
  • El lugar carecía, además de personal capacitado en emergencias.
Imagen de un área del hotel Mayan Palace en Acapulco.
Imagen de un área del hotel Mayan Palace en Acapulco.
www.mayanpalace.com

El Hotel Mayan Palace de Acapulcodeberá pagar 30 millones de pesos como indemnización por el daño moral causado a una pareja hospedada, cuyo hijo murió en sus instalaciones debido a la negligencia de su personal.

La Suprema Corte de Justicia resolvió a favor de la familia Así lo resolvió la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) al desahogar en última instancia el juicio por daño moral iniciado por los padres del joven muerto.

La sentencia elaborada por el ministro Arturo Saldívar y aprobada por sus colegas ministros de la Primera Sala señala que la suma es consecuencia de que se demostró la afectación a los sentimientos, afectos e integridad física de los padres, ante la pérdida de su único hijo.

En todos los casos de daño moral, los juzgadores deben valorar los elementos del caso para alcanzar una debida compensación a partir del tipo de derecho o interés lesionado, la gravedad del daño causado y la capacidad económica y el grado de negligencia de la responsable, establecieron los ministros como principio general al resolver este caso.

De acuerdo con los antecedentes que constan en el expediente, el joven murió luego de que cayó en el lago artificial del hotel que se encontraba electrificado, como resultado de un corto circuito provocado por una bomba de agua sumergible a la que no se la había dado el mantenimiento requerido.

La empresa incumplió con la normatividad

Además, el hotel carecía de personal capacitado para resolver la emergencia, por lo que no pudo brindar una atención médica adecuada y ni siquiera proporcionó un trato digno a los familiares del fallecido.

Así, a lo largo del juicio se acreditó que la empresa incumplió con la normatividad aplicable a la prestación de servicios de hotelería y con sus deberes generales de cuidados.

En lo casos de daño moral, destaca la sentencia, las indemnizaciones deben ser justas para que el monto compense el daño sufrido por las víctimas.