Grupo Salinas presenta una demanda contra Telmex-Dish

  • Demandan ante el Ifetel una concentración prohibida.
  • Dicen que conjuntamente han invertido en activos.
  • La telefónica, dicen, tiene el control formal de Dish.
Un establecimiento de Telmex en Jalisco.
Un establecimiento de Telmex en Jalisco.
WIKIPEDIA

Grupo Salinas, a través de Total Play, presentó ante el Instituto Federal de Telecomunicaciones (Ifetel) una denuncia por concentración prohibida en contra de los agentes que participaron en la alianza entre Dish y Telmex desde 2008.

Es del máximo interés para Grupo Salinas el cumplimiento de la Constitución y las leyes, por lo que ese respeto se plasma en seguir los canales institucionales y hacer uso de los instrumentos legales para pedir el respeto pleno al Estado de derecho, incluyendo en él las sanciones que correspondan a quienes violan la ley, aseguró.

Se burlan de las autoridades y sociedad mexicana Con este acto, dijo, Grupo Salinas busca coadyuvar en la investigación exhaustiva que sobre este tema fue anunciada el pasado viernes, en conferencia de prensa, por el Presidente del Ifetel, Gabriel Contreras.

Para la empresa, el esfuerzo del órgano regulador y de competencia económica del sector de las telecomunicaciones, "derivará en que se conozca finalmente la verdad. La concentración prohibida de Dish y Telmex las convirtió en parte del mismo grupo de interés económico".

Grupo Salinas comentó que es un hecho evidente que Dish y Telmex, conjuntamente y por años, han invertido en activos, explotado la concesión satelital otorgada a Corporación de Frecuencias Satelitales, propiedad de Dish, así como diversos activos de Telmex destinados a la comercialización de servicios de telecomunicaciones.

Esto, agregó, teniendo como marco de esta concentración disfrazada de alianza comercial, el contrato de opción irrevocable que garantiza al preponderante Telmex la adquisición y control formal de Dish, "cuando en los hechos ya lo ejerce".

A decir de Grupo Salinas, "Telmex y Dish se burlan de las autoridades y sociedad mexicana, al revelarse los detalles de su relación, la cual, en la realidad, demuestra que en su momento se violentaron los principios que la extinta Comisión Federal de Competencia evalúo".