Legionarios de Cristo
Orden a nuevos legionarios de Cristo, en la Basílica de San Juan de Letrán. NOTIMEX

La orden religiosa Legionarios de Cristo ha elegido un nuevo director general y Gobierno General por primera vez desde que su fundador resultó ser un pedófilo y estafador.

Sin embargo, en una señal de que no confiaba en las decisiones de los Legionarios, la Santa Sede designó a dos asesores como miembros del gobierno, uno de los cuales será el número dos de la orden. El Vaticano se hizo cargo del gobierno de la orden en 2010.

Queremos expresar nuestro hondo pesar por el abuso de seminaristas El nuevo director general es el reverendo Eduardo Robles Gil, un sacerdote mexicano y antiguo colaborador del difunto fundador caído en desgracia, el reverendo Marcial Maciel. Los legionarios que han renunciado a la orden dicen que Robles es el "hijo espiritual" de Maciel y opinan que su elección no resuelve los problemas de la orden.

Gil dijo en un comunicado el jueves que hacía suya la declaración en la cual los Legionarios se distanciaban de Maciel, pedían perdón a sus víctimas, reconocían sus problemas y se comprometían a efectuar reformas.

El texto, difundido por la congregación, es producto de las reflexiones que tuvieron lugar durante el Capítulo General Extraordinario, una asamblea de representantes que sesiona en Roma desde el pasado 8 de enero.

Aunque suplicó “la misericordia de Dios” para Maciel, fallecido en 2008, se expresó con duros términos sobre su persona, algo que no había ocurrido públicamente hasta ahora.

“Queremos expresar nuestro hondo pesar por el abuso de seminaristas menores de edad, los actos inmorales con hombres y mujeres adultos, el uso arbitrario de su autoridad y de bienes, el consumo desmesurado de medicamentos adictivos y el haber presentado como propios escritos publicados por terceros”, indicó.

Añadió que “resulta incomprensible” la incoherencia de seguirse presentando durante décadas como sacerdote y testigo de la fe, mientras ocultaba esas conductas inmorales, y aseguró que esa situación se “reprueba firmemente”.

“Nos apena que muchas víctimas y personas afectadas hayan esperado en vano una petición de perdón y de reconciliación por parte del padre Maciel y hoy queremos hacerla nosotros, expresando nuestra solidaridad con todas ellas”, estableció.

El Vaticano, a cargo desde el 2010

El Vaticano se hizo cargo de la orden en 2010 después de que una investigación de la Santa Sede determinó que Maciel tenía una doble vida: abusaba sexualmente de sus seminaristas y tuvo al menos tres hijos con dos mujeres.

A pesar de haber recibido reportes durante décadas de la doble vida de Maciel y acusaciones de ser un adicto a las drogas que sodomizaba a sus seminaristas, representantes del Vaticano lo mantenían como modelo de fe porque la legión aportaba vocaciones y donativos.

El entonces papa Benedicto XVI ordenó una reforma y "purificación" a la orden después de determinar que había sido infectada por la influencia de su fundador.

El cardenal Velasio de Paolis, un enviado papal, ha estado supervisando el proceso de reforma y una asamblea general semanal que resultó en los nombramientos anunciados el jueves. En realidad, la elección fue el 20 de enero, pero fueron aprobados por el Vaticano el 6 de febrero.

Por lo general, la Santa Sede no interfiere en las elecciones de las órdenes religiosas y les permite elegir a sus propios líderes. Sin embargo, el caso de la legión es único.

Cuando se le preguntó sobre la decisión de intervenir en la votación, un portavoz de la legión, el reverendo Benjamin Clariond dijo que estaban "agradecidos por la decisión del Santo Padre de nombrar al vicario general y al consejero general. Lo vemos como un gesto maternal".

El reverendo John Stegnicki, un ex legionario que ahora trabaja en la arquidiócesis de Brasilia, dijo que el resultado de la elección fue "decepcionante", pero previsible dados los sacerdotes que votaron y que en su mayoría eran confidentes o protegidos de Maciel.

Los dos hombres nombrados por el Vaticano incluyen al reverendo Juan Sabadell, quien hace poco pronunció una apología muy personal para las víctimas de Maciel, pidiendo perdón por no haberles creído y por haber defendido sin dudar la reputación de los legionarios.

El comunicado del jueves también se disculpó con las víctimas originales de Maciel, quienes fueron difamados por la legión y los acusaron de mentir cuando en realidad fueron abusados sexualmente por "Nuestro Padre", como los legionarios llaman a su fundador.

Juan Vaca, uno de los abusados por Maciel durante años, dijo en un correo electrónico enviado a la Associated Press que "73 años de fraude, contaminados por severos desórdenes de personalidad del fundador, e impregnados por mentiras y duplicidad, no pueden borrarse sólo con juntas del Capítulo General y el subsiguiente comunicado".