Elena Poniatowska: "Claro que se puede echar relajo, pero lo primero es el estudio"

  • La escritora recuerda que fue educada con gran disciplina.
  • "Me castigaban mucho si hacía mal las cosas".
  • Indica que para tener éxito es necesaria "una formación severa".
La autora de 'La noche de Tlatelolco', en una imagen de archivo.
La autora de 'La noche de Tlatelolco', en una imagen de archivo.
NOTIMEX

La escritora Elena Poniatowskaaseveró que la fórmula infalible para tener éxito en la vida, primero que todo y antes que nada, "es tener una formación y una disciplina severas. A mí me educaron con una gran disciplina y desde niña hice muchísimas tareas en una escuela francesa".

En la vida todo es proponerse algo y hacerlo cueste lo que cueste y pase lo que paseLa escritora galardonada con el Premio Cervantes 2013recordó: "Me castigaban mucho si hacía mal las cosas, pero eso me sirvió desde muy niña. Luego estudié en un convento de monjas, en Estados Unidos, también con mucha severidad y enorme obligación de leer".

La autora de libros emblemáticos como La noche de Tlatelolco y Guillermo Haro, el Estrellero, compartió que desde pequeña gustaba de leer y señaló que para ser escritor se necesita de disciplina, "en la vida todo es proponerse algo, y hacerlo cueste lo que cueste y pase lo que pase".

"Echar relajo"

"La severidad y el rigor con uno mismo dan buenos resultados, decir 'voy a hacer esto aunque me cueste trabajo' y no salir a echar relajo a la calle", expresó.

Descubrí que escribir es muy bonito y aquí estoyLa escritora advirtió con evidente honestidad: "¡Claro que se puede echar relajo!, pero lo primero es el estudio, aunque se oiga como las palabras de las maestras de antes, como la de una revista antigua, la Señorita C. Cante que era muy chocantita y a todo mundo le daba reglazos, por eso es importe la disciplina".

Sobre sus orígenes en las letras a partir de esa disciplina, Poniatowska explicó que todo comenzó en el convento de monjas que estaba cerca de Filadelfia, "un convento muy rico porque tenía una revista literaria que se llamaba El centavo literario de todos los días ahí estudiaba yo y ahí publicaba".

Escribía sobre Juana de Arco, Napoleón, Las Cruzadas y otros temas que se trataban en los conventos y que eran los que le obligaban a estudiar. "Eso fue hace 100,000 años luz. Descubrí que escribir es muy bonito y como si hacemos lo que nos gusta con disciplina da buenos resultados, aquí estoy".