Legisladores e iglesia confían en diálogo fructífero gobierno-maestros

Legisladores y representantes religiosos confiaron en que el diálogo entre autoridades federales y maestros sea fructífero y transparente, a fin de abatir hechos violentos y poner por encima de todo...

Legisladores y representantes religiosos confiaron en que el diálogo entre autoridades federales y maestros sea fructífero y transparente, a fin de abatir hechos violentos y poner por encima de todo el cumplimiento de la ley.

El coordinador de los diputados de Encuentro Social, Alejandro González Murillo, llamó a todas las fuerzas políticas a defender el Estado de derecho, recuperar la legalidad y no solapar el chantaje y la violencia como métodos de acción.

Confió asimismo que el diálogo entre la Secretaría de Gobernación con representantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sea honesto, abierto y fructífero para bien de México, la educación y la niñez.

Enfatizó que el interés superior de la niñez es incompatible con su utilización como carne de cañón o con el ser obligados a marchar en lugar de recibir la instrucción a que tienen derecho.

Reconoció el papel de las verdaderas maestras y maestros que, comprometidos con su labor edificante, “nos han compartido y transmitido conocimientos, habilidades y actitudes”.

No obstante, aseguró, que por desgracia del otro lado de la moneda existen profesores cuyos ejemplos de vida son impresentables y representan todos los despropósitos posibles, “los que, en aras de su derecho a agremiarse, se constituyen en grupo de presión y chantaje que, a través de la movilización, acostumbran exigir prebendas injustificables”.

Cuestionó que en claro y trasnochado desafío al Estado mexicano, una expresión magisterial que nació disidente y no tardó en superar con creces aquellos usos y costumbres que tanto criticó, “se ha movilizado violentamente en diversas poblaciones con dos demandas tan descabelladas como inatendibles: la abolición de la Reforma Educativa y la inaplicación de la ley”.

Sobre el mismo tema, La Confraternidad Nacional de Iglesias Cristianas Evangélicas también respaldó el diálogo entre Gobernación y la CNTE.

El presidente de la agrupación, Arturo Farela, consideró que ese diálogo “traerá mejores resultados que cualquier operativo policiaco”, e indicó que es indispensable una investigación exhaustiva y que autores materiales, mediatos e intelectuales respondan política, jurídica y penalmente.