Prevén en EUA volatilidad y severos efectos si Londres deja la UE

Analistas en Estados Unidos proyectan que si triunfa el voto de mañana jueves para que el Reino Unido abandone la Unión Europea, posibilidad conocida como Brexit, los mercados internacionales...

Analistas en Estados Unidos proyectan que si triunfa el voto de mañana jueves para que el Reino Unido abandone la Unión Europea, posibilidad conocida como Brexit, los mercados internacionales experimentarán una enorme volatilidad en el corto plazo.

Los mayores efectos, sin embargo, podrían suceder en el largo plazo, de acuerdo con los analistas, que apuntan a que en caso de triunfar, el Brexit sería el primer giro de timón respecto de la integración europea y de la posición de apertura del Reino Unido frente al resto del mundo.

En un panel de discusión organizado esta semana por el Consejo de Relaciones Exteriores de Nueva York, Emma Dinsmore, directora del fondo de inversión r-squared macro, destacó que la libra esterlina sufriría una devaluación de entre 10 y 20 por ciento si triunfa el Brexit.

Asimismo, el Reino Unido debería solicitar acceso a acuerdos comerciales, lo que generaría un periodo de aguda incertidumbre dentro de la economía británica que podría extenderse durante varios años.

“Es complicado predecir los efectos del Brexit en el largo plazo, pero en el corto plazo habrá mucha incertidumbre, lo que no es bueno para la actividad económica, en especial si tienes pocas opciones de política monetaria”, dijo Lewis Alexander, economista en jefe de la firma de análisis Nomura.

Por su parte James Grant, editor de la publicación Grant’s Interest Rate Observer, comentó que el efecto de largo plazo del Brexit será más bien filosófico, y que implicaría un retroceso de las políticas neoliberales popularizadas en la década de 1980 por la exprimera ministra Margaret Thatcher.

En un análisis publicado este miércoles en el diario The Wall Street Journal, Greg Ip afirmó que una revisión de 13 estudios independientes sobre los efectos del Brexit concluyó que ocho proyectan que el Reino Unido sufrirá por la decisión, en tanto que tres apuestan que mejorará, y dos son ambivalentes.

Ip apuntó que independientemente de los efectos económicos del Brexit, “las mayores consecuencias serán más sutiles, graduales y globales” en un entorno mundial cada vez más hostil a la migración y con crecientes tentaciones proteccionistas en torno al comercio.

“Brexit sería el más firme repudio al consenso posterior a las guerras mundiales, que favorecía una integración global cada vez más profunda. Ese consenso ya se está deshilvanando frente al creciente proteccionismo y a los sentimientos antiinmigrantes en el mundo”, consideró Ip.

Ip explicó que el desquebrajamiento de este consenso socavaría aún más las proyecciones de crecimiento mundial, de por sí débiles por el envejecimiento de la población, y a los bajos niveles de productividad.

Por su parte Sebastian Mallaby, analista del Consejo de Relaciones Exteriores, escribió en un editorial publicado en el diario The Washington Post que Brexit representa una dimensión de la política británica que está en estado de “descomposición”.

Los impulsores del Brexit, de acuerdo con Mallaby, se rehúsan a responsabilizarse por el sufrimiento humano más allá de sus fronteras, al proponer cerrar al país del resto de Europa y detener el flujo de refugiados de Medio Oriente.

Finalmente, la revista The Economist argumenta que el Reino Unido podría negociar eventualmente una integración a la medida con la Unión Europea, tal como hacen Islandia, Suiza o Noruega, pero que permanecer en este bloque comercial, pese a los costos, es la mejor opción británica.