Diseñan rompevientos para disminuir accidentes carreteros en Oaxaca

El Instituto Tecnológico Superior de Huichapan (Iteshu), en Hidalgo, desarrolló un rompevientos de acero para desviar corrientes de aire y evitar accidentes automovilísticos en la carretera la...

El Instituto Tecnológico Superior de Huichapan (Iteshu), en Hidalgo, desarrolló un rompevientos de acero para desviar corrientes de aire y evitar accidentes automovilísticos en la carretera la Ventosa, en Juchitán de Zaragoza, Oaxaca.

El proyecto surgió tras una investigación con automovilistas que resultaron afectados por las corrientes de viento, indicó el alumno José Marcos Urquiza Guillén, en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“La Ventosa está ubicada entre dos zonas montañosas, que son la Sierra Madre de Chiapas y la Sierra Madre Oriental; lo que ocurre es que cuando los frentes fríos vienen desde el norte entran en esta parte que es un gran cañón, lo que genera la aceleración de los vientos que llegan a alcanzar velocidades de más de 150 kilómetros por hora”, explicó el estudiante.

Urquiza Guillén señaló que debido a que los vientos son muy fuertes ocasionan la volcadura de automóviles y hasta vehículos de carga pesada, que en algunos casos invaden los carriles de contraflujo para no ser volteados por los vientos.

La propuesta consiste en una estructura elaborada de acero, con la que se podrían canalizar esas corrientes y prevenir el impacto directo del viento en los automóviles en el tramo 185-190-200 de la autopista, dijo el estudiante José de Jesús Torres González.

“Nuestro proyecto es un rompevientos con una curvatura que permita la circulación de camiones grandes, como son las pipas o los transportes de carga porque además, en nuestras investigaciones encontramos que los vientos más peligrosos no son los que se suscitan arriba, sino los que están a ras del suelo”, apuntó.

Torres González explicó que el modelo no es un túnel que esté en su totalidad cerrado, sino que tiene ciertos espacios para que transite el aire, ya que es un fenómeno natural que no se puede estar canalizando al 100 por ciento.

El alumno indicó que la innovación en su proyecto es la propuesta de una estructura de acero de perfil de solera en forma de equis, además de una malla metálica con orificios que no impide el paso del viento, sino que solo reduce su impacto directo.

“En la estructura proponemos un espacio entre cada estructura de 12 metros; actualmente la carretera cuenta con dos carriles, pero nosotros estamos visualizando una posible ampliación de esa carretera”, expuso.

Torres González indicó que van a llevar el proyecto tanto a las instancias gubernamentales como a la iniciativa privada, ya que es una innovación que no solo fortalecerá seguridad en lo que se refiere a la circulación de automóviles en ese tramo carretero, sino que además impulsará el comercio y el turismo de la región.