El PRD logra un acuerdo para una consulta popular sobre la reforma energética

  • Un notario contará las firmas que el partido llevó al Senado.
  • Permitirá celebrar consultas en materia energética.
  • Se votará este martes en la cámara alta.

La vicecoordinadora del PRDen el Senado, Dolores Padierna, anunció que se logró un acuerdo con los partidos Revolucionario (PRI)y Acción Nacional (PAN)para avalar la reforma que permita la consulta popular o ciudadana en materia energética y que un notario público de fe de las firmas recabadas para la misma.

Esperamos que se venga sin los candados que obstruyen este ejercicio a la ciudadaníaAsimismo anunció que como parte de los acuerdos con la Junta de Coordinación Política (Jucopo) se estableció que este lunes a las 18:00 horas y ante un notario público se inicie el proceso para contabilizar los casi dos millones de firmas que ese partido entregó al Senado para cumplir con el requisito para la consulta ciudadana.

Dijo que se acordó que se incluya en el orden del día de la Cámara de Diputados esta reforma en materia de consulta popular y que una comisión de senadores este atenta a su contenido y que se apruebe la misma "sin los candados" que están buscando que no se concrete.

"Mañana estaremos analizando y votando este tema también en el Senado y esperamos que se venga sin los candados que obstruyen este ejercicio democrático a la ciudadanía", apuntó Padierna Luna.

Lucha contra la reforma

Aseguró que el PRD mantendrá la lucha en contra de la reforma energética, sobre todo en los aspectos que planean la privatización de Pemexy de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De inmediato, la veintena de senadores del PRD que mantenían tomada la tribuna, la abandonaron y empezó la discusión en lo particular del dictamen de reforma energética.

Mientras integrantes del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) reanudaron afuera del Senado, el golpeteo de las vallas metálicas de más de tres metros una vez que inició la sesión en el salón de la Comisión Permanente, acción con la que pretenden mantenerse el tiempo que dure la discusión del dictamen de reforma energética.