Sus manos se entrelazan fuertemente entre sí, tratando de hallar el consuelo que ha dejado tu partida. La mirada y los gestos que tan bien has de conocer, no pueden ocultar la rabia, la incertidumbre...

Página 1 de 10