• Este prototipo soludionaría dos de los más grandes problemas que plantean las estancias largas en el espacio: la ausencia de gravedad y la radiación cósmica.
  • La estación sería capaz de girar sobre sí misma cuatro veces por minuto, lo que permitiría generar en su interior gravedad artificial.
  • Una doble pared con agua en su interior actuaría como escudo contra la radiación y además serviría de depósito de agua para la estación.
  • La agencia espacial rusa ha dado a conocer sus planes de futuro.
  • Entre ellos, está la construcción de una estación espacial propia, realizada sobre la base de sus módulos de la Estación Internacional.
  • Pondría así fin a más de una década de colaboración espacial con Estados Unidos, Japón y la Unión Europea.