• Los locutores que gastaron la broma telefónica haciéndose pasar por la reina de Inglaterra han decidido apartarse por un tiempo del programa.
  • La enfermera que atendió la llamada de la radio fue hallada muerta este viernes.
  • Las autoridades australianas han abierto una investigación para determinar si hubo algo punible en el comportamiento de ambos periodistas.