Villarreal y Real Madrid empataron en un partido muy emocionante en el que los blancos aprovecharon las individualidades de Bale, que debutó, y Cristiano Ronaldo y en el que el portero de los visitantes, Diego López, hizo un partido antológico. Los goles de los locales, que fueron mejores durante los 90 minutos, fueron obra de Cani y Gio Dos Santos.

Salió el Villarreal en tromba, queriendo demostrar a todo el mundo que sus tres victorias en Liga se debían a su buen juego y a la velocidad de hombres como Cani, Pereira o Aquino. No habían pasado siete minutos y los castellonenses ya habían tenido dos llegadas claras, una atajada por Diego López, que hizo un primer tiempo de escándalo, y la segunda por Carvajal.

El primer tiempo fue una exhibición del Villarreal mientras Gareth Bale buscaba sus primeras acciones con la camiseta blanca. Un centro a pierna cambiada fue lo primero que se pudo ver del galés en el partido. Precisamente tras una pérdida de Bale y un córner, llegó la tercera llegada clara del Villarreal, que desbarató Diego López ante Pereira.

El gol de Bale llegó tras un centro de Carvajal que no se veía desde hace años en un lateral derecho del Madrid

El Madrid llegaba con poca claridad y Asenjo estaba poco exigido. En el minuto 16 pudo ser la primera vez, en una falta que Cristiano Ronaldo lanzó alta (cerca andaba Bale, pero los galones son los galones). Y por fin en el minuto 20 llegaba el premio para el buen fútbol de los de Marcelino. Pereira recortaba dentro del área y la dejaba para Cani que remachó a gol. La defensa blanca estaba siendo superada en todo momento.

En el 27, Aquino perdonó el segundo o mejor dicho, de nuevo Diego López hizo dos paradones consecutivos que quitarían unas horas de sueño al mismísimo Del Bosque. Se había jugado media hora y el Villarreal llevaba cinco córners por ninguno del Madrid. Bale era transparente, Isco no se parecía en nada al de otras jornadas, Illarramendi parecía nervioso y Benzema estaba lento.

Pero en los últimos quince minutos del primer tiempo, el Madrid dio un achuchón y con eso le bastó: avisaron Ramos y Ronaldo con sendos remates de cabeza, hasta que en el 38, Carvajal puso un centro al corazón del área como hace años que no se ve en un lateral derecho del Madrid y Bale, que apenas había participado, se anticipó al defensa y mandó el balón a la red. Demasiado castigo para un Villarreal que todavía tuvo una última ocasión justo antes del descanso.

El Villarreal, a lo suyo

En el segundo tiempo, fue Bale el que protagonizó la primera jugada, con un disparo desde fuera del área con la zurda que se fue alta. Pero el Villarreal seguía a lo suyo y en el minuto ocho de la reanudación, Jaume Costa falló un gol cantado. Cani, Gio y Pereira triangularon cerca del área y el balón le llegó a Costa, que con todo a su favor, la envió fuera. La defensa blanca, que no tuvo su día, vio la jugada desde una posición envidiable.

A la hora de partido, Ancelotti introdujo cambios. Quitó a los debutantes Bale e Illarramendi y dio entrada a Di María y Khedira. Nada más salir el galés, llegó el gol de Cristiano Ronaldo. Isco dirige un contragolpe para Ronaldo, que la cede a Benzema. El francés dispara, rechaza Asenjo y de nuevo Ronaldo le gana la partida a los defensas castellonenses y tras una carambola, finalmente marcó gol.

Benzema, sustituido en el segundo tiempo, fue el delantero apático que tantas críticas despierta en su país natal

Es lo que suele ocurrir cuando se perdona ante el Madrid, pero este Villarreal de Marcelino García Toral es un equipo que no sólo no debe sufrir, sino que si sigue con este ritmo, optará a Europa.

El Madrid quiso dominar la posesión para afianzar su ventaja, pero apenas siete minutos después del gol de Ronaldo, Cani entró por el pasillo central sin que ningún defensa blanco lo parara, disparó y Diego López, colosal como toda la noche, la sacó. El rechace le cayó al mexicano Dos Santos, que disparó y aunque de nuevo López la tocó, cantó el gol.

Ancelotti quitó a un Benzema que, a pesar de participar en la jugada del segundo gol, fue en El Madrigal el delantero apático que tantos murmullos despierta en el Bernabéu.

En los últimos quince minutos de partido, el Villarreal empezó a notar el esfuerzo físico y el Madrid tuvo alguna opción, como una jugada en el 79 en la que los merengues pidieron penalti sobre Di María.

La calidad del Real Madrid afloró cuando el Villarreal se quedó sin gasolina y los locales, pese haber gozado de clarísimas ocasiones a lo largo del encuentro, dieron por bueno un 2-2 que lo mantiene con los mismo puntos que su rival. Pero Barça y Atlético de Madrid ya se destacan en solitario.

Ficha técnica:

2 - Villarreal: Asenjo; Mario, Musacchio, Dorado, Jaume Costa; Cani, Bruno Soriano, Trigueros (Pina, m.71), Aquino; Giovani (Hernán Pérez, m.76) y Jonathan Pereira (Uche, m.65).

2 - Real Madrid: Diego López; Carvajal, Pepe, Ramos, Nacho, Illarramendi (Khedira, m.61), Modric, Isco, Bale (Di María, m.61); Ronaldo y Benzema (Morata, m.73).

Goles: 1-0, m.21: Cani. 1-1, m.39: Bale. 1-2, m.63: Cristiano Ronaldo. 2-2, m.70: Giovani Dos Santos.

Árbitro: Fernando Teixeira Vitienes (Comité cántabro). Mostró tarjeta amarilla a los locales Aquino y Pina, y a los visitantes Nacho, Ramos y Morata.

Incidencias: partido de la cuarta jornada de la Liga BBVA disputado en el estadio de El Madrigal ante más de 22.000 espectadores.