Las delegaciones deportivas de la Universidad Nacional Autónoma dé Mexico (UNAM) fueron abanderadas este jueves para participar en la Olimpiada, Universiada y Paralimpiada nacionales, así como en el Campeonato Nacional Juvenil 2018, certámenes que se efectuarán entre abril y junio.

En la ceremonia realizada en las instalaciones del Frontón Cerrado de la UNAM, el rector del organismo estudiantil, Enrique Graue, instó a los competidores a dar su máximo esfuerzo para buscar el triunfo y de esta manera dar satisfacción a la institución.

Indicó que en esta ocasión la UNAM envía una delegación numerosa de 546 atletas en total para los cuatro eventos, de los cuales cinco competirán en la Paralimpiada Nacional.

“El deporte genera disciplina, empeño y, desde luego, enfrentarse a ganar y perder, como en la vida. Es una forma complementaria de los estudios. En la delegación hay equidad de género y eso es parte de lo que se vive en la Universidad”, destacó.

Abundó que cada uno de los competidores va a defender los colores de la UNAM, pero además lo harán de manera divertida, en donde en cada competencia sea un gozo y se den los resultados esperados por familiares y entrenadores.

A la Universiada Nacional, la cual se realizará del 23 de abril al 9 de mayo en la Universidad Autónoma del Estado de México, acuden 257 atletas, de los cuales 145 son mujeres y 112 hombres, que estarán en 20 de las 26 disciplinas.

Mientras que para la Olimpiada Nacional, del 12 de mayo al 22 de junio en diversas sedes del país, y el Campeonato Nacional Juvenil, suman 284 deportistas, de los cuales 116 son mujeres y 168 hombres.

El año pasado la UNAM obtuvo 37 preseas, lo cual fue un logro histórico para la institución en la máxima justa de universidades, y en la Olimpiada Nacional se apoderó de 26 medallas.

El abanderado de la delegación a la Universiada fue el luchador Eddie Corona y para la Olimpiada recibió el lábaro universitario la ciclista Yareli Acevedo.

En su oportunidad, el gimnasta Salvador Sánchez destacó la asistencia de la UNAM a los cuatro eventos nacionales y, sobre todo, la entrega y garra que caracteriza a los atletas universitarios.