El mediocampista de Monarcas, Rodrigo Millar, señaló que el trabajo, la humildad y la unión al interior del grupo fueron la clave para que el 2017 fuera un año positivo para el club, con la entrada a dos liguillas.

“El trabajo silencioso, humilde, la unión que había dentro del equipo, me parece fueron clave para lograr lo que conseguimos; el equipo creció mucho en lo futbolístico, fuimos agresivos, obtuvimos mejores resultados que quedan a la vista”, resaltó.

Sin embargo, reconoció que no todo fue bueno en ese balance que hace sobre la actuación del equipo en ambos torneos, “sí, cometimos errores, pero me parece que el balance es positivo en su totalidad”.

Dentro de ese resumen que hace del conjunto purépecha, destaca el hecho de haber conseguido la permanencia en el Clausura 2017, lo cual, dijo, quedará para la historia del club la forma en que se logró.

“Un año súper positivo en números y logros para el club, el torneo pasado logramos salvar la categoría de una forma que quedará grabada en la historia del club y de cada uno de nosotros”, afirmó.

También peleamos una final de copa y, en este torneo, sabíamos que había quedado la vara alta, pero teníamos un plantel que podía hacer lo que hizo, quizás no era la forma de cerrar el gran torneo que logramos, pero nos equivocamos y pagamos caro”.

Mencionó que lo hecho en este último año, deja al plantel con hambre de conseguir cosas importantes en los futuros torneos, pues ya se demostró que pueden jugar de tú a tú a cualquiera.

“Ahora toca refrescar idea y recargar pilas, lograr lo que hicimos te da hambre y ahora buscaremos seguir en la misma línea, es decir, pelear por el título. Llevo tres liguillas acá, logramos avanzar a semifinales y buscaremos pelear en la final”.