Torero español José Garrido corta oreja y triunfa en Plaza México

El torero español José Garrido resultó hoy el triunfador de la novena corrida de la Temporada Grande Internacional 2017-2018 en la Monumental Plaza de Toros México, al cortar una solitaria oreja.El...

El torero español José Garrido resultó hoy el triunfador de la novena corrida de la Temporada Grande Internacional 2017-2018 en la Monumental Plaza de Toros México, al cortar una solitaria oreja.

El ibérico alternó en este noveno festejo del serial mayor en el coso de Insurgentes con el diestro capitalino Ignacio Garibay y con el aguascalentense Diego Sánchez, quienes se fueron con las manos vacías.

Se lidió un encierro de la ganadería de Arroyo Zarco, el cual tuvo una aceptable presencia física, pero un juego bastante complicado e irregular.

Ignacio Garibay lidió a "Aniversario", de 502 kilos, con el que estuvo muy valiente y variado con capa y muleta; sin embargo, el burel vino a menos en su juego, lo que malogró la labor del diestro. Sufrió para matar y se retiró con algunas palmas.

Con "Fernandito", de 477 kilos, Garibay volvió a mostrar su experiencia con capa y muleta, en otra faena valiente y ajustada, pero ante otro rival de poco juego y emotividad. Despachó pronto y se retiró en silencio.

Garrido tuvo la suerte de lidiar al mejor toro del encierro, "Barba Roja", de 476 kilos, con el que lució con un trasteo bien medido y llevado con valor y voluntad, además de mejor rematado. Coronó con espadazo alto para cortar la merecida oreja.

Con su segundo burel, "Hermoso Cariño", de 535 kilos, José Garrido ya no pudo repetir su labor anterior, luego que el ejemplar resultó igual que la mayoría de sus hermanos, soso y sin juego. Luego de batallar, se fue con silencio y con un aviso.

Diego Sánchez confirmó su alternativa con "Brillante", de 477 kilos, con el que estuvo variado y valiente, ante un burel que resultó demasiado complicado, de ahí el alto mérito que tuvo el joven diestro. Mató con apuros para irse con palmas y una ligera petición de oreja, no concedida.

Con el último del festejo, "Nazareno", de 525 kilos, Diego Sánchez repitió su esforzada labor con la muleta, pero ante otro toro sin juego ni emotividad, poco se podía hacer. Batalló a la hora de liquidar, para irse con silencio.